El Supremo autoriza a la Audiencia para disolver un matrimonio en Las Vegas

Soha Nashaat, banquera y residente en Villaviciosa. / E. C.
Soha Nashaat, banquera y residente en Villaviciosa. / E. C.

Le da la razón al exmarido de la 'jequesa' Soha Nashaat en el divorcio que ella pretendía resolver en Dubai

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

Se casaron en Las Vegas, vivieron a caballo entre una exclusiva propiedad de la isla palmera de Dubai y un chalé de lujo a orillas de la ría de la Villaviciosa y han tenido que ser los juzgados de Gijón los que pongan fin al matrimonio, pese a la oposición de ella. El Tribunal Supremo le ha dado la razón al exmarido de la 'jequesa' Soha Nashaat, considerada una de las mujeres más influyentes de Oriente Medio y que desde hace cinco años vive en una casa en la parroquia maliaya de Selorio, en la que ha hecho de anfitriona para Sarah Ferguson.

Se les acabó el amor, pero a ella no le valía poner fin a esa unión en Asturias. Quería romper su matrimonio en Dubai. Llegó hasta el máximo órgano judicial de España alegando que el partido judicial de Gijón no tenía competencia para desunir lo que se selló en una capilla de Las Vegas, no las de Corvera, sino las del estado de Nevada. El Supremo sentencia ahora que la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Asturias, en Gijón, tiene capacidad total para disolver por divorcio del matrimonio. Su ya exmarido, Javier Fernández Besteiro, empresario con negocios en España y Dubai -participó con su empresa Sader en la limpieza de la costa del Cantábrico tras el desastre del 'Prestige'- interpuso la demanda de divorcio en 2015. La jueza de Primera Instancia declaró entonces disuelto por divorcio el matrimonio celebrado el 18 de octubre de 2008 en Nevada (Estados Unidos).

LOS HECHOS

Las Vegas:
la banquera Soha Nashaat -de nacionalidad británica y egipcia- y el empresario español Javier Fernández Besteiro, contrajeron matrimonio en Las Vegas (EE UU) en 2008.
Dubai y Villaviciosa:
el matrimonio alternaba las residencias en Selorio y en la exclusiva isla palmera en Dubai.
Divorcio:
el marido presentó la demanda de divorcio en el partido judicial de Gijón. Ella alegó que quería firmar en divorcio en Dubai.

Soha Nashaat -con doble nacionalidad británica y egipcia- recurrió la resolución judicial ante la Sección Séptima de la Audiencia Provincial alegando que su marido tenía la residencia fijada en Dubai y que pretendía beneficiarse de la disolución por divorcio en España por resultarle «más económico y sencillo de litigar». «Utiliza un foro de su conveniencia, imprevisible para la demandante, lo que se convierte en exorbitante por no ser su residencia habitual, lo que constituye una vulneración de la tutela judicial efectiva», asegura la mujer que trabajó durante más de dos décadas como alta ejecutiva de bancos en Nueva York, Buenos Aires, Londres y Dubai.

La mujer, una de las más influyentes de Oriente Próximo, se oponía a litigar en España

Fue precisamente allí donde, según su declaración, fijaron su residencia tras la boda en Las Vegas. «Tras contraer matrimonio trasladaron su domicilio a Dubai, donde ella era propietaria de una vivienda en la que residían, donde fundaron una sociedad que inició su actividad en enero de 2009 y de la que el esposo era el 'manager' y cuya licencia comercial se renovó en enero de 2015», recoge la sentencia. Alegaba que «el esposo está inscrito con residencia en el consulado de Abu Dhabi como residente en Dubai, que renovó en abril de 2015 su solicitud de permiso de residencia y que tiene una licencia de conducir expedida en marzo de 2010 en Emiratos Árabes Unidos a su nombre respecto de varios vehículos».

Segunda residencia

El empresario contestó a la demanda sosteniendo interpuesta por su exmujer que «con independencia de su domicilio a efectos administrativos, su residencia habitual está en España, donde realiza su principal actividad empresarial y donde vive desde 2012, no solo durante las vacaciones». Ella insistió en que no tenían el domicilio oficial en Selorio, en un impresionante chalé junto a la ría de Villaviciosa, sino que únicamente pasaban temporadas de asueto.

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, en una sentencia con fecha del 21 de noviembre de 2017, desestima el recurso presentado por la banquera británica-egipcia y otorga total legalidad al fallo judicial de la Sección Séptima de la Audiencia Provincial, con sede en Gijón, sobre la disolución del matrimonio internacional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos