El Supremo libra al Principado de pagar a Gijón 5,3 millones de su plan de obras de 2011

El Ayuntamiento rechazó que se invirtieran en un bioma tropical para el Botánico e intentó sin éxito que se dedicaran a la Escuela de Comercio

IVÁN VILLAR GIJÓN.

El Principado no tendrá que compensar al Ayuntamiento de Gijón por los fondos del plan especial de inversiones de 2010 que no llegaron a gastarse en la ciudad y que rondan los 5,3 millones de euros. Así lo acaba de decidir el Tribunal Supremo, poniendo fin a una carrera de recursos que dura ya cinco años. El Consistorio, además, deberá pagar 4.000 euros en concepto de costas procesales.

En 2010 el Gobierno regional puso en marcha el Plan Asturias (Plan A) para financiar inversiones en todos los concejos de la región, a imitación del Plan E impulsado por aquellas fechas por el Ejecutivo central. Para Gijón se aprobó una aportación de 10,4 millones de euros, que el Ayuntamiento debía completar con otros 3,1 millones. Entre las obras a financiar con esos fondos se incluía la construcción de un centro de experimentación botánica, espacio en el Jardín Botánico Atlántico que estaría dedicado a la vegetación tropical. El presupuesto para levantar este edificio se estimaba en 3,8 millones de euros, lo que representaba más de un tercio del total de la aportación regional.

En 2011 el nuevo gobierno municipal (Foro sustituyó al PSOE) consideró que el bioma tropical no era de interés prioritario para la ciudad, por lo que, de acuerdo con el Principado (entonces también en manos de Foro, bajo la presidencia de Álvarez-Cascos), se suspendió el proceso de contratación de esa obra y se acordó reservar los fondos para otros usos.

El Consistorio tendrá que abonar 4.000 euros en concepto de costas del recurso de casación

Ya en 2012 se planteó dedicarlos a la rehabilitación de la antigua Escuela de Comercio y del colegio público Cabrales. Pero el gobierno regional, que en esa fecha presidía ya el socialista Javier Fernández, rechazó sacar los fondos del cajón argumentando que el plazo para realizar obras con cargo al plan se había agotado. «El plan se acaba y se acaba. Lo que no se ha ejecutado ya no se ejecuta», llegó a argumentar el Principado, que había fijado el 31 de diciembre de 2012 como límite para la ejecución de las obras ligadas a su programa de inversiones.

Tras varias negociaciones frustradas, el Ayuntamiento optó finalmente por la vía judicial para intentar cobrar no solo el dinero que estaba comprometido para el bioma tropical del Botánico, sino también el correspondiente a la mejora de un camino en Valdornón, presupuestada en 250.000 euros y que tampoco se llegó a ejecutar. Se sumaron a la reclamación los ahorros logrados por el Principado con las bajas en las adjudicaciones de las obras que sí realizó, al entender que ese dinero debía revertir en Gijón. En total, 5,3 millones de euros.

Fuera de plazo

Las aspiraciones municipales recibían un primer varapalo el 28 de noviembre de 2014, cuando el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) desestimó el recurso del Ayuntamiento argumentando que el requerimiento en el que la alcaldesa requería al Principado «el cumplimiento íntegro de las obligaciones contraídas» se presentó fuera de plazo. Fue el 21 de diciembre de 2012, tres meses y medio después de la comisión de seguimiento en la que el Principado comunicó al Ayuntamiento «la imposibilidad» de ejecutar dentro del plazo del plan las obras que se estaban pidiendo. El requerimiento debió hacerse antes de que transcurrieran dos meses desde esa reunión. Ahora el Supremo ratifica ese fallo al entender que «no ha lugar» el recurso de casación presentado contra el mismo.

Más

Fotos

Vídeos