«La tendencia es que cada uno va a pagar según cómo haga el reciclaje»

Una mujer utiliza la tarjeta ciudadana para abrir el contenedor de residuos orgánicos.
Una mujer utiliza la tarjeta ciudadana para abrir el contenedor de residuos orgánicos. / DAMIÁN ARIENZA

El concejal Esteban Aparicio asegura que este sistema «es el futuro hacia el que va la recogida de los residuos»

M. MENÉNDEZ / I. VILLAR GIJÓN.

El presidente de Emulsa, el concejal Esteban Aparicio, defendió ayer que la tendencia en la gestión de los residuos pasa por que «cada uno va a pagar de conformidad con cómo haga su reciclaje o no lo haga. Es el pago individualizado». Así lo indicó tras el anuncio efectuado el pasado viernes por Emulsa de que estudia establecer un sistema que penalice en las tasas a quien recicle menos residuos. La Unión Europea obliga a todos los estados miembros a que en 2020 se recicle el 50% de los residuos urbanos y en ello están ya las administraciones, con un debate abierto.

Aparicio aseguró que pagar en función de cómo se realice el reciclaje «es el futuro hacia el que va la recogida de los residuos» y apuntó que «se trata de concienciar a la ciudadanía de que tenemos que hacer todo lo posible por ensuciar lo menos posible». La intención de la empresa de limpiezas «no es penalizar». «La penalización viene por otro lado, el de las sanciones. Una cosa es asumir los costes, y no va a pagar más el que mejor lo hace, sino a la inversa. Y otra es que quien incumple la norma, si es detectado, puede ser sancionado». «Puede y debe ser sancionado», remató. Y es que, apostilló, «como decía mi abuela: 'no es más limpio el que más limpia, sino el que menos ensucia'». «El pago por generación de residuos es un concepto convencional y conveniente entre los técnicos. Por ahí van los tiros. Si no es hoy, será mañana», aseveró.

Pero los grupos de la oposición municipal lo tienen bastante claro. Son más partidarios de las bonificaciones que de las penalizaciones para fomentar el reciclaje entre los gijoneses. Aurelio Martín, portavoz de IU en el Ayuntamiento de Gijón, indicó ayer que, «aparte de penalizaciones, habría que tener bonificaciones. Pero también es importante la concienciación y otros medios para incentivar el reciclaje». Martín resalta que «hay muchas dudas, como si es factible ese control o si es muy costoso. Globalmente, no nos parece un mal planteamiento, pero habría que premiar a quien lo hace bien».

Meses atrás, fue aprobada una iniciativa plenaria presentada por la coalición para llevar a cabo unas jornadas sobre el reciclaje en el que participaran expertos y se conocieran las experiencias de otros países. Emulsa prevé celebrarlas en noviembre próximo. «Sería bueno que conociéramos lo que se hace en otros lugares», apuntó Martín.

El coordinador de Ciudadanos en Gijón, Rubén Pérez, también indicó que su formación «es más partidaria de generar incentivos que de sancionar a quien no recicle». «La medida está muy poco desarrollada y parece un 'globo sonda' para abrir el debate. Pero hay que hablarlo con calma». Pérez también plantea preguntas: «¿No podrás tirar la basura si no tienes tarjeta ciudadana? ¿Si te penalizan por las veces que abras el contenedor, los ciudadanos usarán bolsas más grandes, o tirarán la basura con menos frecuencia?». Además, cree necesario facilitar el reciclaje sobre todo en la zona rural de Gijón, donde hay pocos contenedores a disposición de los vecinos. Si se pretende cambiar las tasas por la recogida de basuras, «se necesita hacer una modificación de las ordenanzas fiscales para darle amparo legal». Mario Suárez del Fueyo, portavoz municipal de Xixón Sí Puede, defiende que «lo que hay que hacer es premiar con una menor tasa a quien recicla. Hay que potenciar el buen uso y no castigar». Del Fueyo indica que la utilización de códigos de barras que identifiquen las bolsas de basura es un sistema que ya se utiliza en varios países, pero «hay que concienciar a la gente para que lo entienda». «El reciclaje es imprescindible para cuidar el entorno para el futuro», dice.

El socialista César González reclama conocer la propuesta en detalle, pero recordó que «cuando se introdujeron los contenedores de orgánicos, se vio que quien se unió a la campaña era el mismo que ya reciclaba». Por eso, reclama campañas educativas y de concienciación. «Somos más partidarios de la bonificación que de la penalización. Otra cosa a tener en cuenta es cuánto le costará al Ayuntamiento. Hay muchas medidas a estudiar», añadió.

Fotos

Vídeos