«Tener esclerosis múltiple no quiere decir que termines en silla de ruedas»

La doctora Dulce Solar, en el Hospital de Cabueñes. / JOSÉ SIMAL

«El sistema sanitario público falla en aspectos como la rehabilitación, pero cubre los fármacos que son muy caros»Dulce María Solar Jefa de sección de Neurología del Hospital de Cabueñes

LORETO BARBÓN GIJÓN.

Cabueñes acaba de acoger una exposición sobre la esclerosis múltiple, una enfermedad a la que se busca dar mayor visibilidad y que dispone en el hospital gijonés de una unidad multidisciplinar para los afectados. La doctora Dulce Solar, jefa de sección de Neurología del centro sanitario, habla del diagnóstico, tratamiento y alcance de esta dolencia también llamada 'enfermedad de las mil caras' o 'la gran simuladora' por sus síntomas comunes con otras patologías.

-Empecemos por lo básico. ¿Qué es la esclerosis múltiple?

-Es una enfermedad autoinmune. Nuestro sistema defensivo, en vez de reaccionar contra los agentes externos, reacciona contra algunas partes del organismo. En el caso de la esclerosis múltiple se forman unos anticuerpos que atacan a nuestro sistema nervioso central, fundamentalmente a la mielina.

-¿Cuáles son sus causas?

-No se conocen. Como en todas las enfermedades autoinmunes, se mezclan una serie de factores. Probablemente haya una cierta predisposición genética, pero no está unida a ningún gen en concreto. Sí es cierto que los familiares de estos enfermos tienen una posibilidad un poco más alta de padecerla, pero no se considera nunca una enfermedad hereditaria. Esa pequeña predisposición genética, sumada a los factores ambientales y al detonante de una infección, desencadena una reacción del sistema autoinmune, que actúa contra su propio organismo.

-¿A quiénes puede afectar?

-Como todas las dolencias autoinmunes, la esclerosis múltiple es más frecuente en mujeres. Casi el doble. A medida que pasa el tiempo, cada vez hay más mujeres con esta enfermedad. Y es más frecuente en gente joven, pues el sistema inmunitario está más alerta y reacciona contra agentes de cualquier tipo. La edad a la que suele manifestarse está entre los veinte y los cuarenta años. También hay casos tardíos, que son poco frecuentes, así como en niños.

Mejores diagnósticos

-¿Cuántos casos hay en Asturias?

-Tenemos más de mil pacientes diagnosticados de esclerosis múltiple. Antes se hablaba de sesenta casos por cada cien mil habitantes y ahora vemos que se puede llegar hasta los cien. La prevalencia va aumentando porque, probablemente, se diagnostica mejor.

-¿Cómo es su diagnóstico?

-Es difícil de diagnosticar, pero cada vez va resultando más fácil porque hay técnicas nuevas, aunque todavía no hemos dado con un marcador seguro ni una prueba que asegure el diagnostico de una esclerosis múltiple. Es una enfermedad que se llama 'la gran simuladora', porque se parece a muchas otras. Lo primero que se hace es descartar otras causas. La resonancia magnética significó un avance muy importante.

-¿Cuáles son los síntomas?

-Son muchos, por algo la llaman, también, la enfermedad de 'las mil caras'. La forma más común de manifestarse es 'en brotes'. De repente tienes unos síntomas deficitarios (perdida de visión de un ojo, pérdida de fuerza o trastornos de sensibilidad), pero no como los ictus, que son muy bruscos, sino que va apareciendo a lo largo de las horas o de varios días. También puede manifestarse de una forma progresiva, más rara, que suele afectar a la dificultad para caminar. Las formas de brotes, con los años, se transforman en una 'secundaria progresiva':, es decir, los brotes van empeorando lentamente.

-¿Siempre es degenerativa?

-Siempre. Tiene como dos fases. La primera es la inflamatoria, la de los brotes. Son inflamaciones del sistema nervioso: del cerebro o de la médula. Se inflaman y después se desinflaman. Pero, casi desde el inicio, ya hay degeneración. Por eso, en cuanto a los tratamientos que hay, que se orientan a la primera fase (inflamatoria), se intenta que sean lo más precoces posibles para retrasar esa fase degenerativa.

-¿Se puede prevenir?

-Para prevenir no hay nada. Lo que existe sirve para tratarla precozmente y ralentizar su proceso. Con los avances y los nuevos tratamientos se consigue que los pacientes sean enfermos crónicos. Los hay que tienen una calidad de vida estupenda y que llegan a la edad anciana. Tener una esclerosis múltiple no quiere decir que vayas a acabar en una silla de ruedas o seas un dependiente total. Hay formas de la esclerosis múltiple más agresivas que otras. Por eso se intenta buscar un marcador que te diga cuál va a ser el pronóstico de esa enfermedad.

Apoyo psicológico

-Aparte de la medicina, ¿hay otros factores importantes para tratar la esclerosis múltiple?

-Sí. La rehabilitación, por ejemplo, es muy importante. Creo que esto es un déficit que tenemos que solucionar. El sistema público no responde a esa demanda de los usuarios, que se suplen con asociaciones de pacientes o asociaciones de minusválidos. Además, el apoyo psicológico es crucial porque estos pacientes, aparte de tener problemas físicos, también se deterioran un poco mentalmente con, por ejemplo, problemas de memoria. Y no hay que olvidar que el diagnóstico es duro para el enfermo, pero también para su familia.

-¿Qué recursos destina la Administración?

-Lo más importante es el pago de los fármacos, que son muy caros. De hecho, dentro de la neurología son los más caros. Es el mayor capítulo de gasto dentro de un departamento de la especialidad. A veces se demoran un poco, pero se puede decir que, casi de manera universal, los tratamientos para la esclerosis múltiple están disponibles. ¿En qué falla? En la rehabilitación y en las pruebas diagnósticas. Por ejemplo, la resonancia es cara y hacer muchas colapsa los hospitales.

-¿Qué recomendaría como experta?

-Especialización. Nosotros, desde hace muchos años, ya tenemos consultas especializadas. En octubre de 2016 fue cuando abrimos la consulta de esclerosis múltiple en Cabueñes. Recomendaría gente experta. En el sistema sanitario prima más la cantidad que la calidad. Importa reducir las listas de espera, que es lo que suele reclamar el ciudadano, quiere que lo vean pronto y eso te quita posibilidades de investigación. Ahí estamos muy limitados.

Fotos

Vídeos