La terminal pública de graneles pierde peso

Pórticos aún operativos en la terminal EBHI.
Pórticos aún operativos en la terminal EBHI. / JOSÉ SIMAL

La avería de un pórtico motivó que por la EBHI pasara solo el 75% de la mercancía en la que el puerto es líder, la cifra más baja del lustro

E. C. GIJÓN.

Mientras políticos y gestores deshojan la margarita sobre cuándo y cómo acometer la venta de las acciones públicas de la EBHI, la terminal de graneles sólidos de El Musel redujo el pasado año su peso específico en el movimiento de la mercancía en la que el puerto de Gijón es líder.

La pérdida a principios de 2016 de un pórtico que no será repuesto hizo que de los 16,02 millones de toneladas de graneles sólidos movidos a través de El Musel, por la EBHI pasara solo el 75,11% (12,03 millones de toneladas), el porcentaje más bajo del lustro. Eso fue así a pesar de que los últimos cinco años reflejaron ya una merma del protagonismo de la terminal todavía pública, con porcentajes que oscilaron entre el 83,02% de 2012 y el 75,11% del pasado año, cifras bastante inferiores al 86,2% de hace una década (2007).

Hay que hacer notar, no obstante, que, aunque aumentó la carga y descarga de carbón en los llamados muelles comerciales, no solo la avería del referido pórtico redujo la participación de la EBHI en el movimiento de graneles sólidos. Aumentó en ese capítulo el tráfico de cemento y sus derivados, que no realiza la terminal pública debido a las exigencias medioambientales que planteó la Autoridad Portuaria de Avilés y que actuaron, según fuentes del puerto vecino, como elemento disuasorio para las empresas.

Los datos sobre el protagonismo de la EBHI -no ya en el tráfico muselino de graneles sólidos, sino en el conjunto de las mercancías- reflejan la merma de la capacidad de descarga y también el repunte de la mercancía general mientras funcionó la desaparecida autopista del mar. Así, hace diez años, cuando todavía no había conexión con Saint Nazaire, los graneles sólidos suponían el 89,1% del tráfico de El Musel; la mercancía general solo el 3,7% y la EBHI movía el 77,9% del total. En 2013, último ejercicio completo de la autopista del mar, los graneles sólidos suponían el 84,1%, la carga general llegó al 11,4 del total, y el movimiento de la EBHI se redujo al 65,68%.

Tras la pérdida de la línea con Saint Nazaire, los graneles sólidos volvieron a aumentar su protagonismo, hasta el 89,3%, la mercancía general cayó prácticamente a la mitad en términos porcentuales (6,4%) y la EBHI, todavía con sus tres pórticos activos, desarrolló el 72,16% del tráfico marítimo de El Musel. Sin embargo, como queda dicho, el pasado año la EBHI perdió seis puntos en el movimiento de los graneles sólidos y seis y medio en relación al tráfico total.

La terminal pública palió durante parte del pasado año la pérdida de un pórtico con el alquiler de una grúa móvil, que sigue operativa y que será sustituida por otra de similar funcionamiento en breve plazo, en este caso de propiedad de la EBHI.

La diferencia fundamental, además del alcance, es que el operario de un pórtico trabaja sobre la bodega del barco y ve por sí mismo lo que está haciendo, mientras que un gruista tiene que actuar auxiliado por los ojos de otro operario.

Fotos

Vídeos