El Ayuntamiento de Gijón renuncia a pujar por el solar de Naval que subasta el Puerto

El Ayuntamiento de Gijón renuncia a pujar por el solar de Naval que subasta el Puerto

Moriyón asegura que «la prórroga presupuestaria obliga a atender otras prioridades de la ciudad», pero no excluye presentar oferta en otro momento

MARCOS MORO GIJÓN.

El Ayuntamiento renuncia a pujar en el procedimiento de subasta actualmente abierto por la Autoridad Portuaria por los terrenos de su antigua concesión en Naval Gijón. Así lo confirmó ayer a EL COMERCIO la propia alcaldesa Carmen Moriyón, quien esgrimió como motivo principal la situación de prórroga presupuestaria en que se encuentra el municipio desde el pasado 1 de enero. Según explicó la regidora, el decreto de prórroga presupuestaria firmado por ella «obliga a atender otro tipo de prioridades en la ciudad».

«Ahora no nos encaja por el momento. Los créditos tienen que dedicarse para financiar las obras en marcha», remarcó. Dicho esto, Moriyón no descartó estudiar la compra de esa parcela de 39.215 metros cuadrados más adelante en otro escenario presupuestario diferente al actual y siempre que se volviera a presentar la oportunidad por quedar desierta la actual subasta que tiene de plazo hasta el 5 de febrero para la presentación de solicitudes de adquisición.

De los cinco grupos de la oposición el PSOE es el único que defiende abiertamente la compra de esa parcela concreta de Naval Gijón (hay otra parte de los terrenos que es propiedad de Pymar) para garantizar la propiedad pública de ese suelo. Los socialistas consideran que si el Ayuntamiento se hace con ese espacio a pie de mar, donde se plantea la creación de un nuevo polo empresarial para desarrollar proyectos vinculados al mar, «evitaría generar presión inmobiliaria».

El grupo de Xixón Sí Puede es reacio a que el Ayuntamiento asuma nueva operaciones de saneamiento de las deudas de la Autoridad Portuaria tras pagarle el pasado año 1,3 millones de euros por Quinta La Vega y comprometerse, merced a un acuerdo plenario con el PSOE, a adquirir el campo de fútbol de Jove. No obstante, para el caso concreto de este suelo, símbolo de la actividad industrial en el municipio, la marca local de Podemos afirma que apoyará aquellas actuaciones que preserven los usos que recoge la versión actual del PGO.

El PP considera que el Ayuntamiento no debe comprar terrenos, ya que no es su cometido, «salvo que se justifique por un fin público claro, concreto y beneficioso para la ciudad en el que todos los grupos estemos de acuerdo». Para IU, la adquisición de esta parcela «no es una prioridad». La coalición pone de relieve además que «son unos cuantos los compromisos que tiene en este momento el Ayuntamiento encima de la mesa: su parte para financiar el plan de vías, la Jefatura de la Policía Local, Tabacalera, el plan de actuaciones vinculado al PGO para rehabilitar fachadas y barrios degradados, etcétera».

«Suficiente patrimonio»

C's dice que «el Ayuntamiento «ya tiene suficiente patrimonio y que la ciudad ya cuenta con una gran superficie para parque tecnológico con las previsiones de ampliación en Somió y la compra de Quinta la Vega». Para la formación naranja, «lo importante es que se permita en esos terrenos un uso mixto». En la convocatoria de la subasta, en la que la Autoridad Portuaria intentará ingresar un mínimo de 5,4 millones, se ha introducido una cláusula singular. Aseguran que no renuncian a participar «de cualquier tipo de plusvalía o incremento de valor patrimonial que pudiera generarse respecto al valor actual de la parcela, que se derive de la aprobación definitiva de los instrumentos urbanísticos de regulación». Esto es, el PGO en vías de aprobación.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos