El tesoro literario del IES Laboral

Entre libros. Martínez y Pacheco hojean un ejemplar de 1550, que aparece tumbado en la balda superior en la imagen de la izquierda. Sobre estas líneas, una obra de 1676. / D. ARIENZA
Entre libros. Martínez y Pacheco hojean un ejemplar de 1550, que aparece tumbado en la balda superior en la imagen de la izquierda. Sobre estas líneas, una obra de 1676. / D. ARIENZA

Un libro de 1550 encabeza las joyas que guarda el instituto en su biblioteca | «Nos hacen consultas de distintos lugares de España por teléfono e internet en las que nos piden documentación para sus trabajos»

SARA GARCÍA ANTÓN GIJÓN.

Entre los casi treinta mil títulos que dan forma a la biblioteca del Instituto de Educación Secundaria Laboral se 'esconden' una serie de libros que constituyen «todo un tesoro». Obras editadas en los siglos XVI, XVII y XVIII que han encontrado su espacio en una sala anexa a la biblioteca, al fondo del pasillo. Allí permanecen desde 2010, cuando se ampliaron estas instalaciones. Y allí se alojan estos volúmenes, que pueden ser consultados por investigadores, alumnos y, también, por el público. Eso sí, siempre con previo aviso.

Pocos conocen la existencia de estos fondos bibliográficos, del cual el de mayor antigüedad es una cuidada edición de 1550 de la 'IV partida del rey Alfonso IX', realizado por un impresor francés asentado en Lyon y que procede de una donación particular. Y aunque las consultas presenciales no son todo lo frecuentes que se merece la calidad del material, sí que despierta el interés de especialistas de fuera de Gijón y del resto de Asturias. «Nos llegan consultas de investigadores de distintos lugares de España, por internet y por teléfono, que nos piden documentación para usarla en sus trabajos. Entonces nosotros buscamos lo que necesitan, lo escaneamos y se lo enviamos», explica Maribel Pacheco, la responsable de que todo funcione en esta biblioteca y que este mes de diciembre empezará a disfrutar de la jubilación tras 37 años dedicada a la enseñanza, antes como educadora en la Laboral. «Tenemos muchísimos libros de gran valor, que están aquí por el empeño personal de Gregorio Rodríguez Rivas», quien fuera director del IES Laboral. Cuando el instituto se mudó a su actual ubicación, en la avenida del Jardín Botánico, desde el conjunto monumental que le da nombre muchos de esos volúmenes quedaron olvidados. Almacenados en cajas. Y Rodríguez Rivas no paró hasta desembalarlos y alojarlos en un espacio digno.

28.395 títulos

El centro formativo tiene a disposición de los alumnos casi 30.000 títulos

Además del ya citado de 1550, Maribel, junto con Manuel Juan Martínez, responsable del programa de lectura en el instituto, destacan una edición de 1676 de las obras de Fray Luis de Granada. «Vinieron de Patrimonio a catalogarlos», añaden sobre una de las «joyas» que se guardan en una sala sobria pero acogedora, en la que resalta el mobiliario, dos mesas y varias sillas procedentes del complejo de la Laboral. Estos volúmenes forman parte de los 28.395 títulos que están a disposición de los alumnos. «No hay una biblioteca como esta en otros centros formativos», apuntan Maribel y Manuel Juan.

Pero no solo hay calidad y cantidad. El centro ha conseguido que la biblioteca sea un espacio más del instituto. Prácticamente siempre hay alumnos. Ya sea leyendo, preparando trabajos, en los puestos de ordenador... «No es que estén faltando a clase, es que tenemos muchos estudiantes con asignaturas convalidadas», apuntan. Y en el recreo, añade, «se nos llena».

«Nuestra principal preocupación es que lean, conseguir que se acerquen a los libros. Cuando llegan a primero de ESO parece que sí leen, sobre todo las chicas. Pero luego no sé qué pasa, que se va perdiendo...», indica Manuel Juan Martínez, profesor de Historia además de responsable del programa de lectura. Iniciativas como exposiciones temáticas -la última, sobre la revolución rusa de 1917- que van acompañadas de libros sobre las mismas ayudan también a fomentar la lectura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos