«Hay un tiempo para todo, y en Gijón, el de la moción de censura ya se ha pasado»

Aurelio Martín, en la plaza Mayor. / JOAQUÍN PAÑEDA
Aurelio Martín, en la plaza Mayor. / JOAQUÍN PAÑEDA

«No descartamos una coalición con Podemos, pero debe ir precedida de un trabajo conjunto, no ser algo artificial de última hora para rascar votos» Aurelio Martín Portavoz municipal de Izquierda Unida

IVÁN VILLAR GIJÓN.

«La izquierda sigue siendo mayoría en la ciudad, pero dentro de ella ha habido un reequilibrio entre las tres fuerzas. Casi un triple empate, que demuestra que al tiempo que se ha consolidado como bloque, ha reforzado su pluralidad». Aurelio Martín analiza con satisfacción los resultados de la última encuesta interna de IU que, como avanzó EL COMERCIO, estima que de celebrarse ahora las elecciones municipales la formación pasaría de dos concejales a cuatro o cinco y que una coalición con Podemos sería la primera fuerza en la ciudad, con nueve concejales -aunque con menos votos y un edil menos que si se presentaran por separado-. El sondeo también muestra una renuncia mayoritaria de los votantes de izquierdas a presentar a estas alturas del mandato una moción de censura contra Carmen Moriyón.

-¿Ya es tarde para esa moción de censura?

-Los ciudadanos interpretan que sí, que se pasó el tiempo. Pero eso no debe confundirse con que no les hubiera gustado que la hubiera. Todo lo contrario. La gente lo que realmente quería era un gobierno de izquierdas, de cambio. Pero ahora entienden que ya ha pasado más de la mitad de la legislatura y que ahora es el momento de que los partidos aporten a la ciudad lo que consideren que deben aportar y que se preparen para lasa próximas elecciones.

«No es el momento, pero si PSOE y Xixón Sí Puede logran un acuerdo no seremos un obstáculo» «La izquierda de Gijón es plural y ninguna de esas pluralidades se puede someter a otra»

-Al margen del resultado de ese sondeo, ¿cree también usted que se ha pasado el momento?

-Sí, también creo que es tarde. En el último debate sobre el estado del municipio ya dije que el límite era finales de ese año (2016) y que si entonces no nos poníamos de acuerdo yo no iba a insistir más en ello. Hicimos la propuesta cuando la teníamos que hacer, al ver después de un año que, como advertimos al inicio del mandato, Foro lo estaba haciendo mal y que la ciudad necesitaba otro gobierno. A partir de ahí, los tiempos han corrido en contra de esa opción. Una moción de censura no se hace por capricho, sino para visualizar un proyecto alternativo. Y eso necesita un tiempo. Además cuanto más pegada a las próximas elecciones se haga una moción de censura, más se verá como una opción electoralista o partidista.

-¿Se puede hablar entonces de un escenario descartado?

-No quiero que haya malos entendidos ni lecturas falsas, sobre todo teniendo en cuenta que IU fue quien más apostó por un acuerdo de la izquierda. Más allá de que crea que no es el momento idóneo para hacerla, si ahora PSOE y Xixón Sí Puede se pusieran de acuerdo no seríamos un obstáculo para llevarla adelante.

-¿En estos dos años de mandato, ha habido realmente alguna opción real de impulsarla?

-En noviembre tuvimos dos reuniones formales con Xixón Sí Puede en las que se valoró la posibilidad de la moción, pero no se llegó a ninguna conclusión. Después llegó el debate presupuestario, en el que las dos fuerzas nos abstuvimos en función de una serie de condicionantes, y es cierto que a partir de ahí no le dimos continuidad porque no tenía mucho sentido hacerle en enero una moción de censura a un gobierno que acaba de sacar su presupuesto adelante. En cualquier caso, no era fácil. Xixón Sí Puede en ningún caso veía que el candidato propuesto para la Alcaldía pudiera ser el del PSOE, por lo que la negociación con los socialistas hubiera sido complicada.

Responsabilidad compartida

-¿Perdieron una oportunidad de cambio en 2011?

-Evidentemente. Sigo creyendo que se cometió un error, porque la ciudad quería y sigue queriendo un gobierno de izquierdas. Estamos en una situación que no responde a la decisión que tomaron los ciudadanos. Y la responsabilidad es de los partidos de izquierdas.

-En su encuesta se apunta principalmente al PSOE. Un 29% de los votantes de izquierdas y abtencionistas le señalan como responsable.

-Es un dato que me sorprendió, porque creí que sería algo más equilibrado. Aunque también hay un 24% nada desdeñable que sitúa la responsabilidad en las tres fuerzas políticas. Solo un 2% se la atribuye a IU, porque creo que el electorado entiende que hemos jugado un importante papel a favor de buscar un gobierno de cambio.

-¿Qué balance hace de estos dos años del segundo mandato de Foro?

-Creo que es un gobierno que improvisa en el día a día, que un día tiene un criterio y al siguiente otro, en función de la última protesta de cada momento. Va solucionando goteras cuando le surgen, pero no tiene unos objetivos ni un modelo de ciudad bien definido. Tenemos un problema que va más allá de derecha o izquierda, y es que no gestionan bien.

-Aún así, Carmen Moriyón aparece en su encuesta como la mejor valorada entre los líderes municipales.

-Creo que es porque se la sitúa por encima de la responsabilidad del día a día. Tiene un buen perfil y los ciudadanos la perciben como una persona seria y trabajadora. Pero una cosa es eso y otra diferente la actuación de un gobierno que a veces es quien crea los problemas que despúes dice solucionar.

-¿Considera realista la estimación de cuatro o cinco concejales para IU, el doble que ahora?

-Sí lo veo realista a día de hoy. Los electores premian la actitud que ha tenido IU en ese intento de lograr un acuerdo de izquierdas y penalizan a las otras dos fuerzas, a quienes ven más responsables de frustrar sus aspiraciones de cambio. Además creo que los ciudadanos valoran que no seamos un grupo que desde la oposición solo critica, sino que tenemos una gran capacidad para hacer propuestas. El votante suele castigar a las fuerzas que están casi siempre en el 'no a todo'.

-¿IU irá en coalición con Podemos a las elecciones municipales de 2019?

-Es un debate muy complejo. Yo no estoy cerrado a nada. En lo que no creo es en las cosas artificiales y de última hora, apresuradas, para ver cómo arrebatar un puñado de votos. Las cosas, si se dan, es porque tienen un proceso detrás, porque ha habido un trabajo conjunto y sintonía tanto en el Ayuntamiento como fuera de él. Si se hacen solo con un objetivo electoral, tienden a fracasar porque los electores se ponen a la defensiva. Si se hace, debe ser porque la mayoría de los votantes están convencidos de que es lo mejor para la ciudad y tomando la decisión lo más colectivamente posible, con opinión de militantes, simpatizantes, entidades sociales... No fruto de un acuerdo de las cúpulas. Y es obvio que si vamos en coalición será con visibilidad de IU. La encuesta deja claro que la izquierda de Gijón es plural, lo que es un tesoro que hay que cuidar. Y ninguna de esas pluralidades se puede someter a otras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos