«Tocamos la lana de las alpacas y estuvimos persiguiendo a las gallinas»

Los niños urbanitas se despiden del medio rural en la última jornada de Agropec, que acogió una muestra de deportes tradicionales

G. P. GIJÓN.

La Feria del Campo cerró ayer sus puertas tras una intensa jornada en la que el medio rural llenó de tradición el recinto Luis Adaro. Deportes asturianos como el lanzamiento de fardos, la carrera de lecheras o la corta con hachu congregaron a un público que pudo admirar la maña y fortaleza de los integrantes de Los Casacas de Cudillero, Amigos de Piloña y el equipo de Deportes Autóctonos de Perlora.

Niños sacando fotos en los tractores y acercándose -muchos por primera vez- a los animales fueron las estampas más repetidas durante la cita. «Tocamos la lana de las alpacas, hicimos una vela con la cera de las abejas y estuvimos persiguiendo a una gallina que se escapó», contaba Dani Alcobendas sobre los pasatiempos de los que disfrutó junto a su hermano Andrés. Pero el animal que más impresionó tanto a estos hermanos como a muchos de los niños que pasaron por Agropec fue el toro de Ainhoa, la pequeña afectada por síndrome de Rett. «A 'Gandul' no lo conocíamos y fue lo que más nos gustó», explicaba Dani. A admirar al ejemplar de 1.300 kilos se acercó también la alcaldesa, Carmen Moriyón. «Estamos muy contentos de cómo ha ido el fin de semana», indicaba Marta Vega, la madre de Ainhoa. Lo recaudado se destinará a financiar la investigación de esta enfermedad rara.

En cuanto a las ventas, los expositores se mostraban ayer más satisfechos que en la jornada del sábado. «Se nota más gente, estamos vendiendo mucho chorizo y callos», destacaba Carla Huerta, con carnicería en el barrio de El Natahoyo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos