«La tormenta emocional» del cáncer de mama

«La tormenta emocional» del cáncer de mama

El Hospital de Jove edita una didáctica guía para mujeres que afrontan este tipo de tumor

LAURA FONSECA GIJÓN.

La escena se repite con cada diagnóstico. «Cuando le comunicas a una mujer que sufre cáncer de mama le das toda la información posible en la consulta, pero luego llega a casa y le asaltan las dudas». ¿Me quitarán el pecho?, ¿tendré que hacer quimioterapia o radioterapia?, ¿se me caerá el pelo?, ¿me curaré?... El listado de interrogantes es extenso y varía en función de cada paciente. «El aluvión de información que recibe en la primera cita es difícil de asimilar. El impacto de que le digan que tiene cáncer es tan grande que borra todo lo demás», explican los profesionales especializados en atención oncológica.

En Asturias, cada día y medio se diagnostica un tumor mamario, es decir, unos 600 al año. El Hospital de Jove ha querido aportar algo de luz y ha elaborado una Guía para Pacientes con Cáncer de Mama. Se trata de un didáctico manual de 56 páginas, con ilustraciones y dibujos prácticos, donde se explica todo el proceso. Desde que el tumor es detectado y diagnosticado hasta su tratamiento y posterior recuperación en el hospital, así como la vuelta a casa de la paciente.

El minilibro, que se entrega a cada una de las enfermas tratadas en Jove, aborda no solo el aspecto puramente asistencial sino también el impacto psicológico que genera la enfermedad. Porque un diagnóstico de cáncer «produce una tormenta emocional», una especie de tsunami interno para el que no solemos estar preparados. Vulnerabilidad, inestabilidad y baja autoestima están a la orden del día y pueden acabar provocando una depresión o procesos de angustia que también son importantes tratar de forma adecuada. «La radioterapia estresa y altera la organización familiar y laboral» de la mujer, indican los expertos que aconsejan buscar apoyo psicológico desde el primer momento. La quimioterapia, otro tratamiento muy recurrente, «produce alteraciones emocionales, afectivas y sexuales. Hay pérdida de autonomías y de atractivo físico. La frustración genera agresividad, que se manifiesta más con la familia», detallan.

La guía ha sido elaborada por un equipo multidisciplinar compuesto por más de una decena de profesionales, mayormente mujeres, del Hospital de Jove. La misma fue impulsada por un grupo de enfermeras dedicadas a la atención de pacientes con cáncer de mama, que vieron que muchas afectadas llegaban a consulta llenas de dudas, incluso, cuando el tratamiento ya había superado su ecuador. El manual explica de forma sencilla y didáctica qué es el cáncer de mama, cómo se detecta, cómo se trata y cómo es el proceso de recuperación. Cuenta con ilustraciones y consejos muy prácticos, como una tabla de ejercicios para realizar tras la cirugía, los cuales ayudan a recuperar la elasticidad de la piel y el correcto movimiento del brazo y el hombro.

Más agua y zumos

En el manual se habla de nódulos, ganglios centinela, mastectomía (extirpación de uno o los dos pechos), reconstrucciones mamarias, quimioterapia, radioterapia, hormonoterapia... Pero también de que las pacientes que trabajan pueden coger la baja laboral, de que es necesario caminar y dar paseos, llevar una dieta rica en frutas, verduras y proteínas, comer poco pero varias veces al día, beber más agua y zumos y menos alcohol. No será un proceso fácil, advierte. Habrá náuseas para las que hay fármacos y se caerá el pelo (que volverá a crecer en dos o tres meses finalizado el tratamiento). «La paciente de cáncer de mama debe sentirse viva desde el primer momento y protagonista activa de la enfermedad», aconsejan los especialistas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos