El tráfico en el centro, colapsado

Decenas de coches tuvieron que detenerse a la altura de calle Munuza. / DAMIÁN ARIENZA

Dos protestas laborales causan retenciones por la mañana en varias calles | Munuza, los Moros, la Costa, Rufo García Rendueles y la plaza del Carmen fueron los puntos más afectados por los atascos

Ó. P. GIJÓN.

El centro de Gijón vivió en la mañana de ayer varias horas marcadas por los atascos y las retenciones de tráfico. El motivo, las dos concentraciones convocadas por trabajadores y extrabajadores de ALSA y las obras acometidas entre Rufo García Rendueles y avenida de Castilla. De esta forma, tanto el Muro como sus accesos al centro se mantuvieron congestionados hasta el fin de las protestas. Entre las calles más afectadas destacan Munuza, los Moros, la avenida de la Costa o la plaza del Carmen. Tanto la calle Llanes como la del Diecisiete de Agosto permanecieron cortadas al tráfico rodado por la Policía.

Los agentes tuvieron que desviar a todo el tráfico que confluía en el Humedal, una de las conexiones más utilizadas por los gijoneses en las horas de más tráfico. En las inmediaciones de Begoña, por su parte, los conductores más afectados fueron los que circulaban por la avenida de la Costa en dirección a la plaza de Europa. Para dirigirse hacia Manuel Llaneza, muchos afectados tuvieron que rodear por las calles Mieres y Caveda, que también se vieron congestionadas durante varios momentos de la mañana. Con el fin de las concentraciones, el tráfico volvió a sus niveles habituales salvo en las inmediaciones de Rufo García Rendueles.

La protesta convocada junto a la estación de autobuses tuvo como objetivo la «readmisión de cinco despedidos improcedentes» que trabajaban para la subcontrata de seguridad de la estación de autobuses. «Nos notificaron el despido sin motivo alguno y sin respetar los quince días de antelación que marca la ley», denunció Pablo Lorenzo, uno de los despedidos. «La situación está bloqueada desde el 4 de junio y estamos a la espera de lo que diga el juzgado», explicó.

En la calle del Diecisiete de Agosto, por su parte, trabajadores de ALSA convocaron una concentración para denunciar los «dieciocho expedientes graves abiertos a trabajadores simpatizantes o afiliados a la Corriente Sindical de Izquierda». Entre los casos citados por el comité de empresa destacan el «no llevar el juego de zapatos reglamentario por estar secando, comer una manzana o sobrepasar en siete kilómetros por hora la velocidad máxima», enumera Ángel Santos.

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos