El tráfico en las principales avenidas produce la mayor contaminación acústica

Gráfico

El nuevo mapa del ruido señala que uno de cada cuatro gijoneses soporta unos límites de decibelios nocturnos por encima de lo que establece la OMS

M. MORO GIJÓN.

El tráfico rodado que circula por las principales avenidas de la ciudad -Manuel Llaneza, Constitución, la Costa, El Llano, Castilla y Pablo Iglesias, entre otras- es la principal fuente de contaminación acústica que tiene en este momento la ciudad. Es una de las conclusiones que se desprenden del mapa estratégico del ruido cuya actualización acaba de finalizar el Ayuntamiento.

Los datos recabados en los trabajos de diagnóstico para elaborar dicho mapa también ponen de manifiesto que el 27,72% de la población gijonesa soporta unos límites de ruido nocturno por encima de los objetivos de calidad acústica marcados en la normativa según los índices establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En cuanto a las emisiones diurnas, el porcentaje desciende al 21,16% de la ciudadanía con una exposición a la contaminación acústica superior a los límites saludables. Sin embargo, los datos de Gijón distan mucho de los excesos de ruido que se registran en otras urbes españolas como refleja la comparativa que se adjunta arriba. Hay ciudades como Vigo, con la que se suele equipar a la villa de Jovellanos, donde la población afectada por el ruido nocturno supera el 70%.

El documento acaba de ser entregado por el servicio de Medio Ambiente y es resultado de más de 400 mediciones tanto de larga como de corta duración, con especial afección del ruido en centros educativos y hospitales, mediante equipos de monitorización del ruido ambiental distribuidos por toda la ciudad. También se han estudiado las emisiones acústicas derivadas del tráfico, la actividad industrial o ferroviaria y el ruido total diferenciado con índices de ruido diurno, vespertino y nocturno.

Este diagnóstico sonoro se traducirá en acciones concretas integradas en el Plan de Movilidad

El mapa será sometido a información pública durante el plazo de un mes y tras la resolución de las posibles alegaciones, pasaría ya el trámite de aprobación definitiva en el Pleno.

Una vez conocidos los indicadores de población afectada que soporta niveles de ruido superiores a los valores establecidos en la normativa se elaborarán planes de acción concreto que quedarán integrados en el Plan Integral de Movilidad Sostenible y Segura de Gijón, actualmente en fase de debate ciudadano y redacción.

Fotos

Vídeos