«El transporte marítimo también puede ser blanco de terroristas»

Carlos Scarpín. / A. GARCÍA
Carlos Scarpín. / A. GARCÍA
Carlos Scarpín - Red de Cooperación de Protección Marítima

«España es ejemplo de compromiso con la seguridad en las aguas y Sasemar y el Centro Jovellanos son prueba de ello»

E. C. GIJÓN.

Secretario general de la Red de Cooperación de Protección Marítima, que del 16 al 21 de junio de 2018 reunirá en Gijón a unas 400 personas de todo el mundo en su duodécima asamblea anual, el argentino Carlos Nicolás Scarpín estuvo ayer en el Centro de Seguridad Marítima Integral Jovellanos, de Veranes, sede del evento, para poner en marcha los preparativos del encuentro.

-¿Cuáles son los objetivos de la asociación que representa?

-Mejorar la seguridad a bordo de los buques y de las instalaciones portuarias, ya que a raíz de los atentados del 11-S se apreció que el transporte marítimo puede ser blanco terrorista. No hay más que pensar que algunos cruceros, con más de 5.000 pasajeros, son auténticas ciudades flotantes. No sólo hay que preservar la vida en la mar, sino también en las instalaciones portuarias, lo que obliga a establecer medidas de control en las terminales.

-¿Es sencilla la convivencia público-privada con la seguridad como objetivo común?

-No siempre. A veces el sector público no comprende que debemos complementar. Los estados tienden a imponer, pero el sector privado busca participar. Los controles conllevan una inversión, pero nuestra experiencia en América nos indica, por ejemplo, que disminuyeron las sustracciones en contenedores, lo cual merma algunas pérdidas.

-¿Es satisfactoria, en general, la seguridad en el sector marítimo?

-Al menos, hemos avanzado muchísimo. Las instituciones se han fortalecido y la Organización Marítima Internacional (OMI) va a iniciar un programa de auditorías para comprobar qué ha asumido cada estado para alcanzar los tres objetivos prioritarios: salvaguardar la vida, preservar el medio ambiente y garantizar la eficiencia del transporte marítimo, porque si falla la eficiencia no habrá desarrollo comercial.

-¿Hay países que destaquen claramente en ese sentido?

-Mejor no citar nombres para evitar el riesgo de pecar por omisión, pero Europa está a la vanguardia y siempre ha marcado el rumbo. Aquí hay mucha conciencia marítima y no en vano Londres es sede de la OMI. España es ejemplo de compromiso con la seguridad en las aguas. Las torres de control, el desarrollo de Sasemar y, en Gijón, el Centro Jovellanos, son ejemplo de lo que se hizo y se sigue haciendo, prueba de ello son los rescates de pateras. Pero no podemos bajar los brazos y hay que seguir defendiendo las normas, porque hay barcos que no cumplen y también hay que tener en cuenta el factor humano, de forma que garantizar la profesionalidad y una buena formación también es importante.

-¿Qué medidas son más costosas, las que corresponden a los estados o las que competen a las empresas?

-La mayor inversión es la que asumen los estados, sin perjuicio de que parte de esas inversiones proceden de los impuestos que paga el sector privado. Lo que corresponde directamente a las empresas es demostrar a sus clientes que el transporte de su mercancía se realiza en condiciones seguras. Es algo que implica a todos, porque las terminales deben también recibir información adecuada sobre el peso de cada contenedor, porque puede afectar a la estiba.

-¿Cuáles son en estos momentos las principales amenazas que sufre el transporte marítimo?

-El terrorismo, la piratería, el narcotráfico y, recientemente, los ciberataques, porque todos utilizamos la tecnología y eso puede provocar también peligros. La seguridad, en general, es muy importante. En México, por ejemplo, hay un puerto, Acapulco, muy atractivo para el tráfico de cruceros, pero las navieras dejaron de utilizarlo por los asaltos que sufrían los pasajeros.

-¿Qué es lo que va a suceder en Gijón el próximo junio?

-Pues que por primera vez vamos a organizar fuera de América una asamblea anual de la Red de Cooperación de Protección Marítima, en la que participarán cerca de 400 expertos en seguridad para transmitir su experiencia y reatroalimentarse con la de los demás.

-Los temas previsibles...

-La ciberseguridad, el narcotráfico y la preservación del medio ambiente. Además, con el Centro Jovellanos como escenario, tiene una oportunidad para ofrecer capacitación y formación.

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos