Treinta años de cárcel por abusar de una menor que tiene inteligencia límite

Treinta años de cárcel por abusar de una menor que tiene inteligencia límite

La Audiencia Provincial le impone la prohibición de acercarse a Gijón y el pago de una indemnización de 4.000 euros por daños morales

Olaya Suárez
OLAYA SUÁREZGijón

La Sección Octava de la Audiencia Provincial ha condenado a treinta años de prisión a un hombre acusado de abusar sexualmente de una menor de edad a la que había conocido a través de internet. El juicio se celebró el pasado mes de febrero, a puerta cerrada para preservar la intimidad de la víctima. El tribunal considera probado que el procesado abusó en tres ocasiones de la menor, aprovechando sus estancias en Gijón. El hombre es vecino de Barcelona y conoció a la perjudicada a través de internet.

El tribunal le impone diez años de cárcel por cada uno de los tres delitos de abuso sexual. Además, le prohíbe acercarse al municipio de Gijón y a menos de 500 metros de la menor, su domicilio y centro de estudios, a lo que se suma la prohibición expresa de comunicarse por cualquier vía con ella y cualquier miembro de su familia.

Como indemnización le condena al pago de una indemnización de 4.000 euros en concepto de los daños morales, así como un tercio de las costas. Se le absuelve, no obstante, de los delitos de amenazas y contra la Administración de Justicia de los que se le acusaba por una supuesta coacción al padre de la víctima para que retirase la denuncia interpuesta. El fallo judicial no es firme, cabe recurso de casación ante el Supremo.

Sin violencia

El procesado, de 51 años se declaró inocente y aunque no negó durante su declaración a lo largo del juicio que mantuviese una relación de amistad con la menor, aseguró que entre ambos no hubo relaciones íntimas, un extremo rechazado por la perjudicada, quien asegura que se produjeron al menos tres encuentros íntimos, sin que mediase violencia, en las otras ocasiones en las que el acusado la visitó en Gijón. Según los forenses, la víctima presenta una inteligencia límite y no discierne entre el bien y el mal.

El representante del ministerio fiscal solicitaba para el acusado una condena de 37 años y nueve meses de cárcel. En el procedimiento no se personó acusación particular. La condena considera probado que abusó sexualmente de la menor en un descampado junto a la estación de La Calzada y otras dos veces en una pensión en la que se alojaba el procesado durante sus estancias en Gijón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos