Treinta kilómetros a pie para «estar cerca de Germán»

Yolanda Paz y Borja Castiello emprenden la marcha desde el lugar de la agresión. / AURELIO FLÓREZ

G. P. GIJÓN.

Las muestras de apoyo a Germán Fernández continúan sucediéndose doce días después de la agresión sufrida en Fomento que le mantiene ingresado en el HUCA en estado de coma. Cinco de sus amigos y allegados de la familia partieron a las once de la mañana de ayer desde el lugar en el que se produjo el ataque, en la calle Marqués de San Esteban. Por delante, treinta kilómetros a pie «puebleando» hasta el centro hospitalario. «Aunque rompa y aunque llueva vamos a llegar hasta Oviedo», afirmaba el promotor de la iniciativa, Borja Castiello, antes de partir.

Siete horas después, el quinteto enfocaba el HUCA. La ilusión por «estar cerca de Germán» acallaba el cansancio. «Lo hacemos para darle fuerza y que cuando despierte vea que tiene amigos para todo», contaba Castiello. Esperándoles a la puerta del hospital estaban la madre y hermanas de Germán. «Fue emocionante», destacaba Castiello.

Los caminantes -tres de ellos prefirieron seguir en el anonimato- repetían también el mensaje de «que se haga justicia» a la par que agradecían los gestos de cariño recibidos desde colectivos como «la hostelería o Ultra Boys». También el colectivo de los deportes de contacto enviaba al joven todo su apoyo en un vídeo en el que una veintena de luchadores y entrenares daban la cara contra la agresión. Respecto a la evolución de Germán, el equipo médico sopesa someterle a una traqueotomía «para facilitar la respiración», explicaban sus familiares. La neumonía que padecía, cuentan, «está prácticamente controlada» y la fiebre remite. Germán permanece con más sedación que en los últimos días, pero su entorno confía en que en los el equipo médico pueda rebajar paulatinamente las dosis. «Está luchando mucho», destacan.

En contexto

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos