Tres colegios participan en un plan pionero regional para fomentar el deporte y la salud

Estudiantes de sexto de Primaria del colegio Elisburu aprenden técnicas para cuidar de su espalda. / E. C.
Estudiantes de sexto de Primaria del colegio Elisburu aprenden técnicas para cuidar de su espalda. / E. C.

El Cervantes, el Elisburu y el Codema son elegidos para ampliar sus buenas prácticas contra la obesidad infantil

E. RODRÍGUEZ / R. MUÑIZ GIJÓN.

Comienzan en primero de Primaria con la danza para seguir con la natación, el golf, el skate, la escalada, el surf y el piragüismo. Conocen las instalaciones deportivas de Gijón y tienen a su disposición actividades extraescolares como judo, atletismo, ciclismo, fútbol, voleibol... La amplia oferta de actividades físicas y de hábitos saludables, como tomar un desayuno sano, hizo al colegio Miguel de Cervantes merecedor del premio europeo Bioactive por sus buenas prácticas, que han logrado que el 80% del alumnado haga deporte.

Con su proyecto, el centro, ubicado en El Cerillero, quiso involucrar a toda la comunidad educativa en la lucha contra la obesidad infantil, ya que en Asturias uno de cada cuatro niños menor de quince años tiene sobrepeso o es obeso. Ahora seguirá trabajando en esta línea, con nuevas actividades. Porque el Consejo Asesor del Deporte (formado por representantes del Principado, ayuntamientos, federaciones y asociaciones deportivas, y la Universidad de Oviedo) lo ha elegido para formar parte de la Red Asturiana de Centros Escolares Promotores de la Actividad Física y la Salud, un proyecto pionero que impulsa la Dirección General de Deporte en el Plan de Actividad Física y Salud de Asturias que está elaborando y que busca que los centros sean impulsores en sus zonas de influencia.

Esta primera red está compuesta por seis colegios, que han sido seleccionados entre veintiocho. Hay dos más de la ciudad: el colegio público Julián Gómez Elisburu, de Pumarín, y el centro concertado Corazón de María (Codema), en La Arena, ambos con una larga tradición deportiva. A ellos se unen dos de Oviedo, el Fozaneldi y La Corredoria y el Reconquista, en Cangas de Onís. En abril se les premiará con una dotación económica para materiales y se les hará entrega del sello que los acredita como tal, con una vigencia de tres años. Entre ellos intercambiarán experiencias.

El área que dirige José Ramón Tuero envió en octubre una circular a los centros, que tuvieron un mes para enviar sus proyectos. En el Miguel de Cervantes, los nuevos programas completan el área de igualdad y de salud.

Desfibrilador

El centro ha formado a su personal en el uso del desfibrilador semiautomático que compraron con la dotación económica del premio Bioactive. Porque, recuerda su directora, Geles García, «el recinto escolar no solo está abierto en horario lectivo, también en el extraescolar, hasta las once de la noche e, incluso, sábados y domingos, para entrenamientos y actividades deportivas. Acuden a diario niños, adolescentes, gente de mediana y avanzada edad que realiza deporte o que viene a traer a los hijos o a los nietos. Ojalá nunca tengamos que usarlo, pero en caso de emergencia vital, ya estamos preparados para reaccionar con diligencia».

De esta forma, «buscamos prender la mecha de la cardioprotección en colegios públicos y tejer una Red de Espacios Educativos Cardioprotegidos en Asturias. Nuestra aspiración -subraya- es que El Cerillero, La Calzada y Gijón sean lugares más seguros».

El Elisburu -«donde se constituyó el primer equipo de atletismo de la ciudad»- tiene, en colaboración con el Patronato Municipal de Deportes, un amplio abanico de actividades en cada nivel. Escalada, skate, piragüismo...., se completan con el conocimiento de instalaciones deportivas de la ciudad y hábitos saludables, donde no faltan las escuelas de chef y las sesiones de reanimación cardiopulmonar o proyectos de higiene postural, como 'Guardaespaldas', que con mucho éxito se llevó a cabo en el curso 2015-2016 en colaboración con el centro de salud del barrio.

Su directora, Luisa María Lendínez, y la profesora de Educación Física Raquel García indican que este sello les da «impulso» para «proyectar todo lo que hacemos», porque creen que «no tiene suficiente visibilidad». «Queremos que nuestras pistas se llenen por la tarde; que el fomento de la actividad física y los hábitos saludables permitan, a partir de nuestros alumnos, proyectarlos al resto de la comunidad, en el que están integradas asociaciones y colectivos del barrio al que pertenecemos», dicen.

Ochenta entrenadores

El Codema tiene 1.571 alumnos. «Más de 700 hacen deporte en el centro», explica el director Simón Cortina. «Pero el número se incrementaría significativamente si contáramos la cifra de estudiantes que practican deporte fuera de él en otros equipos y clubes. Es algo que nos planteamos conocer de forma exacta en este curso». Con 80 entrenadores y monitores, el colegio -con dos desfibriladores, huerto escolar para Infantil, menús supervisados por nutricionistas, desayunos saludables, salidas y rutas...- se propone una coordinación entre la actividad física en horario curricular y la extraescolar y abordar la Educación Física en otras materias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos