Tres presuntos narcos se enfrentan a 26 años de cárcel por vender cocaína

El juicio se celebrará el 28 de febrero en la Audiencia Provincial. El fiscal señala que compraban la droga en Holanda para distribuirla luego por Gijón

O. SUÁREZ GIJÓN.

Tres presuntos narcotraficantes se enfrentan a condenas que ascienden a los 26 años de cárcel por los delitos de tenencia y porte de armas prohibidas y un delito contra la salud pública. El juicio se celebrará el 28 de febrero en la Sección Octava de la Audiencia Provincial. Según el relato del representante del ministerio fiscal, los tres procesados -un padre, su hijo y un tercer hombre- «al menos desde febrero de 2016 a febrero de 2017 se dedicaban a realizar actividades destinadas al tráfico de drogas, adquiriendo la sustancia estupefaciente fuera de España, fundamentalmente en Holanda, procediendo a su venta y distribución en la ciudad de Gijón, a cambio de dinero».

El cabecilla era la encargada «de contactar con terceros para negociar la adquisición de la sustancia, realizando diversos desplazamientos dentro y fuera de España para dicho fin, valiéndose de su hijo para la distribución y venta de la droga y del tercer acusado, quien realizaba funciones de correo, encargándose del traslado de la sustancia estupefaciente».

En el registro en el piso de padre e hijo, que se realizó el 15 de febrero de 2017, autorizado por la jueza de Instrucción número 4, los agentes localizaron aproximadamente 120 gramos de cocaína, 4 gramos de MDMA y una pequeña cantidad de heroína. Además, hallaron una pistola semiautomática detonadora, cuya tenencia en el domicilio no constituye ilícito penal. La sustancia intervenida habría alcanzado en el mercado 16.796 euros.

Dos días después, el juzgado autorizó un nuevo registro en el domicilio del compinche, en Oviedo. Los policías encontraron aproximadamente 80 gramos de cocaína, además de tres botes de ácido bórico y una pistola detonadora, modificada y sin número de serie, cuya tenencia está prohibida. Para este acusado, el ministerio fiscal solicita una condena de seis años de cárcel por el delito de tráfico de drogas y otros dos por tenencia ilícita de armas. Cuenta con una condena firme de un año y medio de cárcel por el mismo delito de venta de sustancias estupefacientes.

Para el padre y el hijo la acusación pública pide una pena individual de cinco años de cárcel, además del pago de una multa de 60.000 euros cada uno de los tres procesados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos