El triple atropello mortal de El Llano se salda con una multa de 2.880 euros

Cruce donde se produjo el atropello, entre las calles Eleuterio Quintanilla y Río de Oro.
Cruce donde se produjo el atropello, entre las calles Eleuterio Quintanilla y Río de Oro. / P. Citoula

La jueza considera que el conductor pasó con el semáforo en rojo, aunque a una «velocidad no determinada, pero en cualquier caso escasa»

PALOMA LAMADRID / GLORIA POMARADA GIJÓN.

El conductor responsable del triple atropello mortal ocurrido en un cruce de la calle Río de Oro, el 3 de mayo de 2015, ha sido condenado a pagar una multa de 2.880 euros por tres delitos de homicidio por imprudencia menos grave mediante la utilización de vehículo. Además, la titular del Juzgado de lo Penal número 3 de Gijón, Asunción Domínguez, establece en la sentencia la retirada del carné de conducir durante dieciocho meses, así como el pago de casi 60.000 euros en concepto de indemnizaciones a los familiares de las víctimas y a otras personas y entidades perjudicadas.

La magistrada considera probado que A. A. N., ovetense de 63 años que conducía un Mercedes CLA, detuvo su coche al llegar a la intersección con la calle Eleuterio Quintanilla, dado que el semáforo estaba en rojo. «Pero al advertir que el vehículo que le precedía iniciaba el movimiento desplazándose hacia la derecha y estacionando nada más superar el paso de peatones, reinició la marcha sin cerciorarse si el semáforo había cambiado a fase verde», recoge el fallo.

El tema de si la regulación semafórica se encontraba en rojo o en verde fue objeto de debate entre las acusaciones y la defensa, así como la velocidad a la que circulaba. La jueza determina «como el semáforo aún se encontraba en fase roja para el acusado, el vehículo conducido por el mismo se introdujo indebidamente a velocidad no determinada pero, en cualquier caso, escasa y no superior a la permitida». Es más, la magistrada recalca que no existe «ninguna duda» de que el condenado no circulaba a velocidad excesiva.

El fallo establece que el acusado no circulaba a más kilómetros por hora de los permitidos Una madre y su hija y un hombre fallecieron como consecuencia del accidente en Río de Oro

Reinicio de la marcha

Para llegar a esta conclusión, se basa en tanto en las declaraciones de A. A. N. como en las de un testigo de los hechos. «Se desprende que había detenido el vehículo ante el semáforo y posteriormente emprendió la marcha introduciéndose en el cruce», apunta. Además, añade que se trata de un vehículo automático y que el 'airbag' no se disparó, tal y como corroboró la Policía Local. Como consecuencia de esta acción imprudente, colisionó con el lateral izquierdo de la furgoneta Ford Transit Connect, «que circulaba correctamente por la calle Eleuterio Quintanilla habilitado por el semáforo que le afectaba en fase verde».

Al verse sorprendido por el impacto, el conductor de la furgoneta perdió el control de la misma y atropelló a Ana María Vega Peña, de 61 años; su madre, Felicita Peña Rodríguez, de 86; y un tercer viandante, Francisco García Sánchez, de 74 años. Los tres estaban en la acera esperando a que el semáforo se pusiera en verde. Fallecieron como consecuencia de los politraumatismos sufridos. Asimismo, el hombre que conducía el vehículo embestido por el imputado sufrió traumatismo lumbar y cervical.

El ministerio fiscal calificó los hechos enjuiciados como constitutivos de tres delitos de homicidio por imprudencia menos grave, por los que pedía una multa de 3.600 euros, cantidad que rebajó la jueza, así como la retirada del permiso de conducir durante un año y medio. La magistrada sí aceptó la petición de indemnizaciones solicitada por la Fiscalía: 57.517 euros para el hijo de Francisco García; 1.069 euros para la propietaria de un vehículo que estaba estacionado y resultó dañado y cerca de 700 euros a la empresa SICE por los desperfectos provocados en el semáforo del cruce.

Sin antecedentes

El marido y la hija de Ana María Vega -también yerno y nieta de Felicita Peña- renunciaron expresamente a las acciones civiles al haber sido indemnizados por la compañía aseguradora del encausado, al igual que otro hijo de Felicita Peña. Por su parte, las acusaciones particulares, que representaban los intereses de los familiares de las víctimas, solicitaban una condena de cuatro años de prisión por tres delitos de imprudencia grave y más de 200.000 euros en indemnizaciones. A. A. N. carecía de antecedentes penales.

Fotos

Vídeos