Triunfadores en ejemplaridad

Los socios homenajeados por el Grupo Covadonga posan con la junta directiva.
Los socios homenajeados por el Grupo Covadonga posan con la junta directiva. / JOAQUÍN PAÑEDA

El Grupo homenajeó a sus mejores deportistas y a socios que dejan huella

E. C. GIJÓN.

Una vez al año, solo una vez al año, el Grupo se mira al espejo; se analiza, se considera, se gusta y disfruta ensalzando a quienes encarnan sus valores, a quienes, como ayer dijo el presidente Corripio, «hacen realidad el Grupo con el que todos soñamos».

Por ese motivo, la mayor sociedad deportiva de Asturias y una de las mayores de España reunió en su escenario festivo a nada menos que 96 grupistas triunfadores en ejemplaridad. La mayoría, 91, por sus logros en el deporte, ya sea como practicantes, entrenadores o árbitros, en el ámbito nacional o internacional; dos, por una amplia trayectoria deportiva o social, y, este año, otros tres por la huella que supieron dejar a pesar de su fallecimiento prematuro o inesperado. Junto a su recuerdo, subieron al escenario familiares que coincidieron en señalar que el Grupo significó para ellos tanto como ellos significaron para el Grupo, según quedó ayer demostrado.

Francisco Fernández-Acevedo de Silva, 'Quico Silva'; Julián Iglesias y Antonio Sánchez 'Antuán' fueron los triunfadores en valores, aunque la directiva grupista propuso también un aplauso para todos los socios fallecidos durante el último año. De Quico, Julián y Antuán, Antonio Corripio destacó no pocas virtudes en las especialidades de hockey, ajedrez y natación, respectivamente, que resumió al afirmar que «por encima de todo fueron bellísimas personas a las que vamos a echar mucho de menos».

La fiesta se centra hoy en la finca La Torre tras la caminata entre Las Mestas y Mareo

Minoritarios importantes

No menos emotivo fue el reconocimiento a Javier Iglesias, por su exitosa trayectoria deportiva, y a Manuel Pazos, como Grupista Ejemplar. El primero no pudo por menos que expresar «alegría e ilusión» por «el mejor regalo que podían hacerme». Iglesias quiso recordar tanto a quienes lo hicieron luchador como a quienes él orientó hacia un deporte que «engancha. El que llega a él se queda para siempre». Extendió el agradecimiento por su apoyo y paciencia a la familia, al equipo y a empleados y directivos del club, que «no diferencian disciplinas». Por eso, «nos hemos sentido importantes» a pesar de practicar un deporte minoritario. Por su parte, Manuel Pazos jugó con las palabras para explicar que «no sé si seré ejemplar, pero lo que sin duda soy es grupista de corazón». Pazos hizo referencia a los veteranos que comparten, además de gimnasio, mesa y mantel en torno a 'la Gandallina', base del viejo Grupo.

Ni las fiestas ni el protocolo terminan en el Grupo con el día de Covadonga, ya que la música y los juegos continuarán durante el fin de semana. Para el domingo está previsto el nombramiento de socios de Mérito y de Honor, en función de la edad y la antigüedad en la entidad.

Del programa de hoy destaca que parte de la fiesta se traslada, andando, de Las Mestas a Mareo, en virtud de una caminata entre ambas sedes que concluirá en la finca La Torre con una espicha y un mercado astur. Por la noche, la orquesta La Movida pondrá colofón a las verbenas, en el escenario central de Las Mestas.

Fotos

Vídeos