El TSJA celebrará el día 23 la vista del recurso de apelación de 'Makelele'

El TSJA celebrará el día 23 la vista del recurso de apelación de 'Makelele'
Abdou Ndiaye, 'Makelele', en la última sesión de la vista oral. / Daniel Mora

Abdou Ndiaye recurrió la condena de 18 años de cárcel de la Audiencia Provincial por el crimen de Sonia Meléndez Mitre y reclama su absolución

Olaya Suárez
OLAYA SUÁREZGijón

Abdou Ndiaye, 'Makelele', volverá a sentarse en el banquillo de los acusados el 23 de abril. En esa ocasión, en la sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) con motivo del recurso de apelación en que solicita la revocación de la condena de los 18 años de prisión por el crimen de Sonia Meléndez Mitre. El ciudadano senegalés mantiene su inocencia y considera que se vulneraron sus derechos fundamentales de presunción de inocencia durante el juicio que se celebró en enero, mediante la modalidad de jurado popular, en la Sección Octava de la Audiencia Provincial.

Los miembros del jurado popular consideraron que el procesado mató a la hostelera, con quien había mantenido una relación sentimental, y lo hizo «con un plan previamente urdido, aprovechándose de su corpulencia y sin que la víctima tuviese posibilidad de defensa». Habían iniciado una relación sentimental que, según la sentencia, llegó a ser «seria, estable y con vocación de permanencia». No obstante, la mujer decidió poner fin a la relación personal y laboral el 14 de julio de 2015 «tras haber sufrido varias agresiones por parte del acusado». Al parecer, según consideró probado durante la vista oral, 'Makelele' no aceptó la ruptura ni el fin de la relación laboral.

El violento episodio tuvo lugar el 16 de julio de 2015. La hostelera murió en su piso de El Lauredal por asfixia y aplastamiento. La autopsia reveló que no tuvo posibilidad de defensa. En el cadáver fueron encontrados restos de semen de Abdou Ndiaye, 'Makelele', quien en todo momento negó ser el autor del crimen. Una de las pruebas que pesaron contra él fue el posicionamiento de su teléfono móvil en el entorno de la casa de la víctima, adonde aseguró que no había estado el día de los hechos.

A ello se sumaron varios indicios, como que afirmase no se había cambiado de ropa y fuese visto por los testigos hasta con tres vestimentas diferentes. Esas contradicciones fueron tenidas en cuenta por el jurado popular, a lo que se añadió las amenazas y las discusiones que la víctima y el acusado mantuvieron las semanas anteriores a la muerte por el deterioro en la relación personal y laboral entre ambos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos