El TSJA reconoce la incapacidad total a un agente comercial por alcoholismo

«Cuenta con reducciones anatómicas o funcionales que inhabilitan por completo al trabajador para toda clase de profesión u oficio»

O. S. GIJÓN.

La Sala Social del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) ha reconocido la incapacidad permanente total a un agente comercial por su etilismo crónico y trastorno depresivo, que le ocasionó un deterioro cognitivo de importancia.

«Cuenta con reducciones anatómicas o funcionales que inhabilitan por completo al trabajador para toda clase de profesión u oficio», alegaba en el recurso presentado ante el TSJA después de que el Instituto Nacional de la Seguridad Social le denegase la solicitud de la incapacidad. La Sala de lo Social le ha dado la razón parcialmente. No le concede la incapacidad absoluta, pero sí la total: «Si bien el cuadro no inhabilita al actor para todo tipo de trabajo, sí que tiene entidad suficiente como para considerar que le ocasionaba menoscabos que le hacen tributario de una incapacidad permanente total para su profesión total como agente comercial». Le reconoce además el derecho a percibir 1.094 euros mensuales como pensión vitalicia.

Fotos

Vídeos