Fomento inicia el plan de vías con la puesta en marcha del vaciado del túnel del metrotrén

Fomento inicia el plan de vías con la puesta en marcha del vaciado del túnel del metrotrén
Interior del túnel del metrotrén, parcialmente inundado. / XSP

La operación durará ocho meses y exige 800.000 euros. El objetivo es «restablecer las condiciones del tubo cuanto antes»

Ramón Muñiz
RAMÓN MUÑIZGijón

«El Ministerio de Fomento tiene decidido desde hace meses acometer el vaciado del túnel del metrotrén». Lo confirma el departamento, que en la cuestión actúa a través de la sociedad pública Adif. El objetivo es «iniciar así con esta actuación el conjunto de obras que se llevarán a cabo para hacer realidad el proyecto de soterramiento y prolongación del ferrocarril». Por eso la actuación fue incluida en el convenio acordado el jueves con el resto de socios de Gijón al Norte. El vaciado pretende además «restablecer las condiciones del túnel cuanto antes y asegurar el nivel estructural óptimo».

Los técnicos de Adif calculan que toda la operación se ejecutará a lo largo de ocho meses, y precisará de unos 800.000 euros. Desde finales del año pasado, precisan, trabajan en concretar los pasos de la intervención. Uno de los hitos del proceso ocurrió en febrero, cuando la empresa recibió el informe de Axil que calculaba que de seguir avanzando la inundación podría ser total en unos tres años y medio, y descartaba que el proceso estuviera dañando la estructura o los edificios en superficie. La consultora entendía que dada esa estabilidad, dejar fluir el agua era la mejor alternativa económica, pero oponía que el vaciado tenía la ventaja técnica de facilitar la supervisión de la instalación. Finalmente, el ministerio se decanta por esta opción.

«Antes de iniciar el vaciado es necesario llevar a cabo una serie de actuaciones previas que comenzarán de forma inminente», explica el departamento. Para ello se aprovechará el contrato de mantenimiento que la subdirección de operaciones de ancho métrico de Adif tiene en vigor.

Más información

Estos primeros pasos se prolongarán tres meses, y principian con «la reposición de todos los elementos deteriorados o inexistentes en los tres accesos al túnel». Se procederá a la reposición de escaleras, barandillas, andamiaje, plataformas de madera podridas, renovación de cuadros eléctricos y cableados. «Se actuará en el pozo de ataque de la tuneladora de Viesques, en el de extracción de la tuneladora junto al Musel del Ferrocarril, y en un punto intermedio del pozo de ventilación, en la calle Pintor Antonio Suárez», concretan.

Los trabajos preliminares se completarán renovando todos los equipos de auscultación y monitorización del túnel, tanto los ubicados dentro como fuera de la infraestructura. «Se verificarán más de 300 hitos de nivelación superficiales y la reposición de los pernos o regletas en edificios, así como de piezómetros, inclinómetros y extensómetros», precisan. El instrumental controla el agua subterránea y su influencia en los cimientos de los inmuebles. La monitorización «se llevará a cabo de forma inmediata con medios propios para que pueda estar operativa cuando se inicie el proceso de bombeo del túnel».

En paralelo a estos trabajos preparatorios, se buscará una consultora que redacte el proyecto de vaciado. «Ya está en proceso de contratación el expediente que define el procedimiento de vaciado», aseguran desde la sociedad dependiente de Fomento. El pliego se firmará y cerrará hoy y detalla que el contratista debe indicar los puntos de bombeo, los caudales de extracción recomendados y las fases de bombeo. Han de calcular a qué potencia y para qué caudal funcionarán los equipos; el agua se evacuará en los dos vasos de llenado, que tienen una capacidad de 120.738 metros cúbicos.

Labores en paralelo

«El mismo expediente incluye la definición del plan de auscultación a seguir durante el vaciado del túnel», añade la compañía. El objetivo es que la operación sea gradual para facilitar que el terreno se vaya adaptando a la nueva situación. Para ganar tiempo, la preparación del túnel y la redacción del proyecto irán en paralelo. Ambos procesos requieren de unos tres meses de plazo.

El consultor determinará también el caudal a bombear una vez vaciada la infraestructura. Al estar próximo al mar, el túnel se excavó por debajo del nivel freático, es decir, la zona en la que empieza el agua subterránea. Esos acuíferos son los que drenan al interior del tubo un caudal reducido y constante, de alrededor de 1,2 litros por segundo.

«Todo el proceso de vaciado del túnel será definido en el procedimiento actualmente en contratación y, dependiendo de las distintas circunstancias, se estima que tardará en torno a tres meses», avanzan. Con el túnel vaciado, el ministerio lanzará la reparación de los desperfectos superficiales, tipo desconchones. También se sellarán las juntas por donde se filtra el agua. Estos remates consumirían dos meses más de trabajo.

Los trabajos culminarán con un nuevo contrato de mantenimiento que permita prorrogar el túnel «en las condiciones óptimas y adecuadas de puesta en servicio» mientras prosiguen las obras de prolongación hasta Cabueñes, la construcción de las nuevas estaciones y el resto de actuaciones contempladas en el nuevo plan de vías.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos