Los turistas llenan los restaurantes y los espacios de ocio de Gijon pese al mal tiempo

Los turistas llenan los restaurantes y los espacios de ocio de Gijon pese al mal tiempo
Ambiente en las terrazas. Un grupo de turistas se toma una foto. / DANIEL MORA

Los comedores tienen pleno de reservas hasta el domingo, y Talaso, el Acuario y el Botánico celebran un «gran inicio» de Semana Santa

LAURA CASTROGIJÓN.

Quienes llegan a Gijón lo hacen cargados de optimismo respecto al clima y dispuestos a aprovechar las horas en las que pueden olvidarse del paraguas. «Las mañanas están siendo fabulosas, totalmente primaverales. La pena es que parece que nos las están cobrando con la lluvia de por la tarde», aseguró Eugenia Suárez, quien visita estos días de Semana Santa la ciudad por primera vez junto a su pareja, Javier Casas. «Aprovechamos las horas soleadas para dar paseos, perdernos por las calles y sacarnos fotos. Cuando vemos que empieza a llover nos dedicamos a lo bueno: las compras y la comida», confesaron entre risas.

La gastronomía siempre es uno de los pilares fundamentales del turismo en Asturias, pero aún más si cabe cuando el tiempo no acompaña. «Desde que llegamos el martes no hemos hecho otra cosa que engordar. Empieza a chispear al mediodía y es el momento perfecto para buscar una sidrería y probar la tradicional fabada», indicó con sorna Horacio Alonso, un vigués que disfruta de unos días de vacaciones junto a su mujer, Beatriz Armado. «Somos gallegos, a nosotros la lluvia no nos asusta para nada. Además, tampoco es para tanto. No es como estos días anteriores de temporal que no se podía ni salir a la calle. Esto es más llevadero», comentó la gallega. Para ellos el mayor tesoro de Gijón es «el buen carácter» de su gente. «Es una gozada estar aquí y ver que no hay el ajetreo que se respira en otras ciudades. No hay coches pitando ni gente corriendo de lado a lado. Es como si aquí no existiera el estrés. A lo mejor es por la sidra», bromeó Alonso.

El buen humor que traen quienes están de vacaciones se contagia también a los vecinos de Gijón que se animan a salir y a disfrutar de su ciudad en plena celebración de Semana Santa. Algo que entusiasma a los hosteleros que estos días ven cómo sus establecimientos rozan el lleno de reservas en comidas y cenas. «Los de aquí también se animan a salir a comer fuera de casa al ver que hay más gente en la calle. Hasta el domingo estamos prácticamente llenos y no puede haber una noticia más positiva», afirmó Jesús Ataulfo, gerente de Casa Ataulfo. En términos similares se expresó Armando Rodríguez, propietario de la sidrería El Globo. «Tenemos tres veces más gente que una semana normal. Empezamos a notar el flujo ya desde el lunes y para el fin de semana esperamos llegar al 100% de reservas», aseguró.

Sacar partido a la lluvia

Eso de al mal tiempo, buena cara han sabido llevarlo al pie de la letra en el Jardín Botánico. Para esta Semana Santa han decidido elaborar un programa basado en tres pilares: el agua y la crecida de los ríos, las setas y la reproducción de los animales. «Siempre hay manera de sacarle partido a todo. Si queremos una Asturias verde, esto es lo que toca. Sin embargo, creo que no es para tanto. Es un orbayu, no un diluvio. Seguramente hay actividades que se vean afectadas, pero de ahí a que todo se vaya a arruinar... Hemos tenido un gran inicio de Semana Santa», afirmó Pedro Avello, coordinador del Jardín Botánico.

También se muestran positivos en Talaso, donde a pesar de no trabajar con reservas, sí que han notado un crecimiento en el flujo de usuarios desde el pasado lunes. «Interrumpimos la actividad diaria de cursillos y actividades porque contamos con tener mucha afluencia por las vacaciones al ser uno de los principales centros de referencia turística», explicó Henar Berros, responsable de Administración y Atención al Cliente de Talaso. De hecho, celebran que varios de los usuarios que han acudido ya estos días a las instalaciones, lo hacían por segunda e incluso por tercera vez. «Hay muchos turistas que repiten la experiencia con nosotros y eso siempre es algo positivo», valoró Henar.

En el Acuario casi llegan a agradecer los días de lluvia, pues les «beneficia enormemente». Según indicó Ainhoa Hevia, responsable comercial de estas instalaciones, las mañanas son más «flojas» al gozar de mejor tiempo, pero las tardes compensan. Ayer rozaron los mil visitantes.

«Siempre se puede hacer algo que no sea al aire libre. Además, la lluvia no es tan fiera como nos la pintaron», señaló Cristina Jiménez, una madrileña que elige Gijón como destino de vacaciones todos los años.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos