Último adiós a Sonia Rubiera, «la sonrisa de Gijón»

Último adiós a Sonia Rubiera, «la sonrisa de Gijón»
PALOMA UCHA

Familiares y amigos asistieron al funeral en la iglesia de San Julián de Somió

EUGENIA GARCÍAGijón

El lema bajo el que Sonia Rubiera pasó sus 45 años era el que dio nombre a su blog, ‘La vie est belle’. Lo hizo respirando la vida intensamente hasta el último aliento. Esta tarde en la iglesia de Somió de Gijón la despidieron sus familiares y sus numerosísimos amigos. De las Ursulinas, de Empresariales, de sus diferentes trabajos; los que hizo gracias al blog, los amigos de su marido Ignacio Felgueroso o los que la conocieron en el patio del colegio de su hijo Nicolás. Daba igual que la hubiesen visto por última vez el mismo sábado o hacía veinte años, nadie quiso faltar a dar el último adiós a una mujer que «conquistaba por donde iba».

Antes de las cinco de la tarde ya no cabía un alma en el templo, las puertas no abrían, y fuera se escuchaba hablar de su eterna sonrisa «especial», de su simpatía y su positividad. Dentro, el párroco de San Julián Luis Muira, que concelebró la misa con el del Corazón de María, intentaba ofrecer consuelo y comprensión en una situación que, reconocía, «puede parecer inexplicable y llegar a enfadarnos con Dios, pero lo acabaremos comprendiendo».

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos