Los ultras detenidos niegan la agresión en Cimavilla y alegan que uno de ellos fue atacado días antes

No negaron su presencia en el bar, pero rechazaron tajatemente que hubiesen agredido a ninguno de los allí presentes

Olaya Suárez
OLAYA SUÁREZGijón

Los cinco detenidos por la presunta agresión a los aficionados del Ceares en un pub de Cimavilla declararon este martes en la Comisaría de la Policía Nacional y lo hicieron para negar que hubiesen acudido al establecimiento armados con palos y martillos, tal y como aseguraron en la denuncia los perjudicados. En sus testimonios ante los funcionarios policiales, aseguraron que se personaron en el local de la calle Óscar Olavarría para buscar a un hombre con el que supuestamente habían tenido un enfrentamiento el fin de semana anterior.

Cuando el grupo se encontraba en las inmediaciones de la plaza del Marqués, vio cómo ese individuo subía por la cuesta de la Colegiata y entraba en el citado pub, por lo que momentos después decidieron ir a encontrarse con él. Pero lo hicieron, según manifestaron, «tranquilamente y sin llevar ninguna barra ni ningún martillo encima». No negaron su presencia en el bar, pero rechazaron tajatemente que hubiesen agredido a ninguno de los allí presentes.

El relato que prestaron se inicia en el primer fin de semana del mes de abril, cuando, supuestamente, Illán M. N., sufrió una agresión en el Náutico por parte de al menos cuatro personas, unos hechos que no denunción en su momento pero que sí apuntó ayer a los agentes de la Brigada de Información. La madrugada del domingo, según su versión, estaba en compañía de unos amigos en la plaza del Marqués cuando vio a uno de sus presuntos agresores. Fue entonces cuando optó por acudir a «pedirle explicaciones».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos