Ultras con orden de alejamiento de El Molinón lograron participar en actividades del Sporting

Por la izquierda, Ángel V. L. y Alfonso T. M., con orden de alejamiento de El Molinón, con Fernando Losada, consejero del Sporting, y representantes de colectivos de aficionados, en una reunión celebrada en Mareo el 7 de marzo . / J. PAÑEDA

El consejero Fernando Losada asegura que desconocía la medida judicial cuando recibió a los dos radicales en las instalaciones de Mareo

Olaya Suárez
OLAYA SUÁREZGijón

Fueron los encargados de representar a la grada de animación de El Molinón en la reunión mantenida hace un mes con la directiva para organizar los homenajes a Enrique Castro 'Quini'. Se sentaron a la mesa con Fernando Losada como representante de la directiva de la entidad rojiblanca y con los portavoces de la asociación de veteranos, la Federación de Peñas y de Unipes. Fue un encuentro en el que se pasó por alto un aspecto fundamental: Alfonso T. M. y Ángel V. L., miembros de 'Ultra Boys', tienen en vigor una orden de alejamiento de El Molinón y un juicio pendiente por la agresión a diez policías nacionales durante los incidentes ocurridos el pasado septiembre antes del derbi contra el Real Oviedo. Alfonso T. M., además, fue arrestado y se encuentra en calidad de investigado judicial por los disturbios ocurridos en Madrid, a orillas del Manzanares, en los que murió de forma violenta Jimmy, un hincha del Dépor.

Las medidas cautelares impuestas en septiembre de 2017 por la jueza Ana López Pandiella -la misma magistrada que anteayer envió a prisión a tres radicales del mismo grupo por el ataque en Cimavilla- no les impide, sin embargo, acudir a las instalaciones de Mareo, donde el 7 de marzo tuvo lugar ese encuentro en el que se decidió, entre otros aspectos, instaurar el cántico 'Ahora, Quini, ahora' en todos los partidos que se disputen en El Molinón. Dos de los representantes de la afición del Fondo Sur, sin embargo, no pueden entrar al estadio.

Esos graves incidentes contra la Policía se saldaron con diez detenidos y otras tantas órdenes de prohibición de acceder al estadio y de acercarse a menos de 500 metros durante los días de partido. Están a la espera de juicio por los delitos de lesiones y atentado a agentes de la autoridad. Se enfrentan a penas de prisión. La acusación particular por los funcionarios policiales perjudicados y por la Liga Profesional de Fútbol.

Días después de los altercados que motivaron por vez primera que una jueza dictase una orden de alejamiento del campo, la directiva del Sporting emitió un comunicado en el que condenaba el violento episodio. «El Real Sporting quiere mostrar su rechazo y condena a cualquier acto violento, ofensa, falta de respeto o muestra de intolerancia que pudiera afectar a los valores esenciales que deben imperar en nuestra sociedad y en la celebración de cualquier evento deportivo. El club procederá como establece al efecto el Reglamento de Régimen Interno», señalaron.

Fernando Losada, el consejero del Sporting que asistió a la reunión con los dos miembros de 'Ultra Boys' expulsados del estadio, aseguró ayer a EL COMERCIO desconocer que dos de los presentes tenían en vigor medidas cautelares que les prohibiesen acceder al campo por hechos violentos relacionados con el fútbol. «Nosotros nos pusimos en contacto con la grada de animación y aparecieron ellos, no tenía constancia de quiénes eran ni cómo se llamaban, no conozco a todos los aficionados del Sporting y no les pedimos el carné para la reunión», aseguró el representante de la directiva, quien afirmó haberse enterado por este periódico de la identidad y condición judicial de los dos hinchas radicales para los que la Liga Profesional de Fútbol pide para ellos pena de cárcel.

«El personal de seguridad de El Molinón conoce la identidad de las personas que no pueden entrar, pero esa reunión del homenaje a Quini tuvo lugar en las instalaciones de Mareo y, repito, yo personalmente no los conocía, no sé ni cómo se llamaban ni quiénes eran», señaló Losada, quien asumió «que se trata de un fallo y una equivocación».

Romper vínculos

Sobre la declaración institucional aprobada por unanimidad en el último pleno municipal, en la que se reclamaba al club rojiblanco romper cualquier vínculo con grupos ultras, Fernando Losada señaló que «es complicado prohibir entrar a parte de la afición, no sabemos cómo lo vamos a articular, tendremos que esperar a ver el documento que nos manda el Ayuntamiento y estudiar lo que se puede hacer».

En esa declaración institucional se recoge también que el Consistorio «impedirá la presencia en las instalaciones deportivas municipales de aficionados violentos y exige a los clubes, tanto en sus instalaciones propias como en las cedidas, que impidan el acceso o la presencia de estos grupos de ultras en los encuentros deportivos, tal y como establece la ley 19/2007, de 11 de julio, contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte».

El concejal de Seguridad Ciudadana y Movilidad, Esteban Aparicio, reiteró ayer la «tolerancia cero ante cualquier manifestación de violencia, aunque sea de los nuestros». El edil añadió que se están desarrollando protocolos contra todo tipo de violencia, incluida la verbal e incidió en que «desde un punto de vista objetivo el Sporting cumple con lo marcado por la Comisión Nacional de Deporte en cuanto episodios de violencia en el fútbol o de grupos ultra». Otra cosa, consideró «es desde el punto de vista político o moral». En este caso, apuntó que desde el Ayuntamiento unos creen que el Sporting «no cumple, otros que lo hace defectuosamente y otros que creen que es mejorable».

Dos identificados más

La Policía Nacional tiene identificados al menos a otros dos radicales que presuntamente participaron en el ataque a seguidores del Ceares. Al cierre de esta edición, los agentes trataban de localizar a los sospechosos para proceder a su detención.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos