Los tres ultras del Sporting acusados de agredir a dos policías alcanzan un acuerdo con la Fiscalía para eludir la cárcel

Un momento del juicio celebrado hoy / Aurelio Flórez

La pena más elevada es la que recae sobre Olaya S.G., quien estaba acusada de dos delitos: atentado contra agentes de la autoridad y lesiones

Aida Collado
AIDA COLLADOGijón

La defensa de los tres ultras del Sporting que el año pasado agredieron a dos policías vestidos de paisano, antes del partido contra el Dépor, ha alcanzado esta mañana un acuerdo con la Fiscalía y la acusación particular, por el que los acusados han reconocido los hechos que se les imputan. De este modo, podrán eludir la cárcel.

La pena más elevada es la que recae sobre Olaya S.G., quien estaba acusada de dos delitos: atentado contra agentes de la autoridad y lesiones. Ella ha pactado un año de prisión por el primero y seis meses por el segundo, así como el pago de una indemnización de 6.000 euros a uno de los agentes agredidos.

Ignacio D. R., por su parte, ha aceptado un año de prisión por un delito de atentado. Asimismo deberá abonar una multa de 300 euros (cinco euros al día, durante dos meses), por un delito de lesiones leves. Por último, la condena consensuada para Aitor F. G. se limita a seis meses de prisión por un delito de desobediencia. Los tres acusados, a partes iguales, deberán hacerse cargo del pago de las costas del proceso, incluidas las de la acusación.

El escrito de acusación de la Fiscalía recoge que «dos policías de paisano observaron cómo Aitor F., perteneciente al grupo 'Ultra Boys' originaba un altercado en un bar del parque con seguidores del Deportivo, huyendo del establecimiento con otros nueve seguidores. En ese momento intervinieron los agentes indicados, los cuales se identificaron verbalmente y portando los carnés profesionales de manera visible. Lograron identificar a cuatro seguidores a la salida del parque». A continuación, según explica el ministerio público, Olaya S. G. le propinó dos puñetazos en la cara a una de las policías intervinientes, al mismo tiempo que la agarraba del pelo. Al observar la agresión su compañero intervino y recibió un puñetazo en la parte posterior de la cabeza. Como consecuencia del ataque, la agente sufrió lesiones de las que tardó en curar 91 días. El otro agente de la Policía Nacional perjudicado sufrió lesiones por las que estuvo impedido dos días para su trabajo. Dos de los tres acusados tienen antecedentes no computables a efectos de reincidencias.

Tras el reconocimiento de los hechos, solo queda esperar a que con la ejecución de sentencia se conozcan las medidas que los enjuiciados deberán cumplir (por ejemplo, no asistir a los partidos del equipo gijonés ni estar en contacto con las peñas de la afición) para evitar su entrada en prisión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos