La unidad de convalecencia de la Mixta carece de presupuesto y de mobiliario

Pilar Varela, Victoria García y Graciela Blanco, el pasado diciembre en la nueva unidad. / ARNALDO GARCÍA
Pilar Varela, Victoria García y Graciela Blanco, el pasado diciembre en la nueva unidad. / ARNALDO GARCÍA

El Principado no incluyó la dotación para contratar plantilla en el crédito extraordinario, ni tampoco cerró la compra de los muebles

CHELO TUYA GIJÓN.

«No sé si voy ahora a la unidad de convalecencia de la Mixta y todas las habitaciones están ya amuebladas. No lo sé. Lo que sí sé es que lo que no tenemos son los 748.000 euros para poder contratar a la plantilla y para ello necesitamos la aprobación del crédito extraordinario». El pasado 26 de febrero, la consejera de Servicios y Derechos Sociales, Pilar Varela, ponía en el alero de la oposición la pelota de la apertura del pionero dispositivo anunciado para 2017 en la Residencia Mixta de Pumarín. La primera unidad de convalecencia de la red pública asturiana, destinada a pacientes hospitalarios que ya no necesitan una atención médica urgente, dotada con 24 plazas, quedaba paralizada al prorrogarse las cuentas regionales.

Pedía Varela en su comparecencia ante el Parlamento asturiano el apoyo de los grupos de la oposición a los 111 millones de crédito extraordinario, cuantía entre la que se incluiría la partida para contratar a los 18 profesionales encargados de atender a los usuarios. Tal y como adelantó EL COMERCIO, finalmente el Principado no incluyó esa partida en el crédito extraordinario.

«No hay nada», dice CSI

Lo que no decía la consejera en febrero es que, además de no tener presupuesto, la unidad no tenía muebles. Ni tiene hoy. Según explica el portavoz de la CSI en la Mixta, Canor González, «el contrato para el mobiliario está en suspenso. Establecimientos Residenciales para Ancianos (ERA) ha recibido una reclamación de una de las empresas que optó al concurso y que ha acabado ganando en el Tribunal Administrativo Central de Recursos». Se refiere al interpuesto por la empresa Sutega, que ofreció 245.182 euros para hacerse con el contrato en el que, además del mobiliario de la unidad de convalecencia, se incluye el de otros 25 centros de la red pública geriátrica.

El concurso «lo ganó la oferta más barata, la que presentó Roal y que ascendía a 243.000». Sutega pleiteó y, según González, «ha ganado, pero de los muebles nada se sabe». Según aseguró, «la unidad está como estaba cuando fueron a visitarla en diciembre: pintada y vacía».

Temas

Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos