Unidos por su vocación marinera en San Eutiquio

Veinticinco hombres de la mar que se conocieron en 1977 en la Escuela de Náutica, reunidos ayer en el Club de Regatas, donde también estuvo la secretaria de entonces, Adela. / CITOULA
Veinticinco hombres de la mar que se conocieron en 1977 en la Escuela de Náutica, reunidos ayer en el Club de Regatas, donde también estuvo la secretaria de entonces, Adela. / CITOULA

25 profesionales que iniciaron sus estudios en 1977 en la Escuela Náutica se reúnen cuarenta años después

E. C. GIJÓN.

Oficiales de la Armada, capitanes de la marina mercante, prácticos, controladores marítimos y profesionales de muy diversos ámbitos relacionados con la vigilancia aduanera, la gestión portuaria, la producción de los astilleros y la formación se dieron cita anoche en las instalaciones del Real Club Astur de Regatas con un pasado común: haber iniciado sus estudios de Náutica en la entonces escuela reconocida de San Eutiquio, unidos por una vocación común. En aquel momento, tras los dos primeros años de formación, había que embarcar 400 días como alumno, cumplimentar luego un año académico más y realizar otros 800 días de mar como piloto, para completar luego la formación con otro año de estudios, antes de obtener el título de capitán. Por esa razón, las 25 personas que ayer se reunieron para recordar viejos tiempos y compartir trayectorias muy diversas tomaron como referencia el año de entrada, dos antes de que la Escuela Náutica de Gijón pasara a ser oficial, en 1979.

También Adelita

Hubo algún profesor invitado, y también había una mujer, Adela González, 'Adelita', secretaria de aquella vieja escuela del edificio de San Eutiquio en la que las mujeres todavía no habían entrado como estudiantes. Entre los reunidos estuvieron Laureano Lourido, presidente de El Musel, Luis Antonio García, hasta el pasado 31 de octubre segundo comandante de Gijón, que de alguna forma fraguaron la idea del reencuentro; pero también José Ángel Suárez, práctico de Avilés; José Ramón Flórez, funcionario jubilado de la Administración pesquera del Principado, y muchos otros con experiencias y trayectoria muy variada, pero en casi todos los casos vinculada a la mar.

Manuel Herías inspecciona barcos tras 15 años en la mar; José Manuel Coto trabaja para el astillero Nodosa, de Marín, tras diez años en la mar, y Fernando García, posible candidato a segundo comandante de Gijón, optó por la carrera militar, que lo llevó a Madrid, y José Luis Díaz está de controlador marítimo en Santander.

Historias diversas para una misma vocación.

Temas

Gijón

Fotos

Vídeos