La Unión de Comerciantes critica las «calumnias e injurias» del Partido Popular

A. P. GIJÓN.

La Unión de Comerciantes de Asturias hizo ayer pública una nota en la que acusa a Pablo González, concejal del PP, de «atacar la dignidad del colectivo de comerciantes de la ciudad» al asegurar que que conoce «con nombres y apellidos» a minoristas que han defraudado con la renta social con la aquiescencia de los beneficiarios de la misma. La acusación tuvo ayer una inmediata respuesta de la citada entidad, en defensa de la «honestidad y profesionalidad» de todo el colectivo minorista de Gijón y, en concreto, de los 273 comercios apuntados para vender productos por la renta social. La nota dice que Pablo González incurre en un «presunto encubrimiento de cuatro posibles ilegalidades como son: falsificación de factura, ilegalidad fiscal, fraude a una ayuda pública e incumplimiento de contrato entre el supuesto comercio y esta aspciación». Por ello, aseguran lamentar que el citadio edil del PP no llevara sus denuncias a los tribunales, a Hacienda, al Ayuntamiento e incluso a la propia Unión, porque «su obligación como concejal es colaborar en el control del dinero público».

La Unión afirma que «además de encubrir estas posibles ilegalidades», Pablo González ataca la dignidad del colectivo de comerciantes de la ciudad, a los que, dice, «injuria y calumnia claramente», en especial a los 273 comercios que colaboran con este programa, poniendo en entredicho su honradez. Por último, la entidad dice que ha controlado 16.257 facturas y que las irregularidades suponen un 0,024%, y han propuesto continuas medidas para mejorar el programa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos