Las urgencias se colapsan por la gripe

Pacientes en la sala de espera de urgencias del centro de salud de Puerta la Villa. / PALOMA UCHA
Pacientes en la sala de espera de urgencias del centro de salud de Puerta la Villa. / PALOMA UCHA

En Puerta la Villa y El Llano se superaron las cuatro horas de espera, afirma el personal sanitario | «Los médicos no dan abasto para atender a todo el mundo y al final la desesperación se adueña un poco de todos», lamentan los usuarios

LAURA CASTRO GIJÓN.

La epidemia de gripe colapsa los centros de salud en Gijón. Este fin de semana, y también el pasado, los servicios de urgencias se vieron desbordados por quienes acudieron afectados por la gripe. Una situación que se saldó con largas horas de espera para los pacientes y un incremento de carga de trabajo para el personal, que califica de «abusivas» unas jornadas en las que aumentó el número de pacientes en torno a un centenar diario.

En los consultorios de El Llano, La Calzada, Puerta la Villa y el Parque-Somió hicieron frente a esta «saturación». Entre todos, registraron más de 1.500 usuarios el pasado fin de semana. Una situación de la que ya habían advertido, la semana pasada, los profesionales del Servicio de Atención Continuada (SAC), quienes reclamaron a la gerencia del Área Sanitaria V un refuerzo de un médico y un enfermero más para cada centro médico. «Era una petición razonable que podía haber resuelto este problema, pues hay personal suficiente para llevar a cabo este incremento. Pero la estrategia asistencial del Servicio de Salud del Principado (Sespa) es obligar a los puntos de atención continuada a aguantar hasta el colapso», criticó Luis Vega, enfermero y miembro del sindicato Usipa.

Los centros de El Llano y Puerta la Villa fueron los «más saturados» este fin de semana, con 564 y 357 pacientes, respectivamente, y un tiempo de espera en urgencias que llegó a superar las cuatro horas. Vega indicó que las cifras registradas este fin de semana siguen la tónica de las del año pasado. «Con la gripe no se pueden hacer estimaciones, pues suele superarlas todas», replicó en alusión a las previsiones de la Consejería de Sanidad. Por eso, incidió Vega, «es mejor pasarse de precavido y poner en marcha un sistema de refuerzos para garantizar que la gente esté bien atendida».

En similares términos se expresó Alfredo Fernández, médico de urgencias en Parque-Somió. «Estamos reviviendo la situación del año pasado y esta vez la gerencia estaba avisada», criticó. «Es un caos total y la carga asistencial es abusiva. Que un médico atienda a 150 usuarios en un solo día es algo totalmente desorbitado y lo peor está por llegar, pues las mayores epidemias de gripe se concentran en los meses de enero y febrero», aseguró Fernández. Los pacientes también apoyan la necesidad de un refuerzo de personal para evitar que la calidad asistencial se resienta. «Llevo dos horas y media aguardando. Estoy con síntomas desde el jueves, pero estaba esperando a ver si mejoraba para evitar este atasco en urgencias», decía María José Suárez, usuaria de Puerta la Villa, donde todavía ayer las esperas se prolongaban más de lo habitual. «Cuando estás con fiebre, lo que menos te apetece es estar sentado en una sala de espera horas. Los médicos no dan abasto para atender a todo el mundo y al final la desesperación se adueña un poco de todos», añadió Juan José Jiménez, quien estaba en el centro de salud de Parque-Somió. La situación llega a afectar a quienes acuden a los centros médicos para recibir un tratamiento que nada tiene que ver con la gripe. «Mi hija tenía cita para vacunarse de la alergia. Es una medicación pautada que no podemos saltarnos. Llevamos más de dos horas esperando y nos dicen que no saben cuándo nos podrán atender, es de locos. Cada vez viene más gente y nos van relegando. Además, compartir sala de espera con gente con gripe nos convierte en próximas candidatas», lamentaba Carmen Martín, usuaria de Puerta la Villa.

Los centros de salud de Gijón se ven desbordados ante la gripe, que interfiere hasta en triaje (valoración para clasificar a los pacientes por orden de urgencia). Según el Servicio de Atención Continuada, este proceso no debe superar los diez minutos y estos días ha llegado a acumular una hora y media de retraso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos