Los vecinos creen que el aparcamiento del hospital chocará con el Plan de Movilidad

Uno de los aparcamientos del Hospital de Cabueñes. / DANIEL MORA
Uno de los aparcamientos del Hospital de Cabueñes. / DANIEL MORA

La federación de la zona urbana advierte de que la propuesta para el nuevo Cabueñes no ayudará a reducir el uso del vehículo privado

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

El proyecto de remodelación y ampliación del Hospital de Cabueñes cuenta con el aplauso de las dos federaciones vecinales de Gijón en lo relativo al aspecto sanitario, pero no tanto en la relación de las instalaciones con el entorno. Soledad Lafuente, presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos Rurales Les Caseríes, considera «espectacular» el proyecto dado a conocer el viernes y le reconoce «amplitud y modernidad». En resumidas cuentas, aunque aún no fue presentado a los vecinos, Lafuente le augura «un buen futuro».

El presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos (FAV) de la zona urbana, Adrián Arias, explica que «la reforma del hospital será buena si se huye del grandonismo y es accesible, útil y responde a las necesidades. No se deben hacer más obras faraónicas». También apunta que los vecinos, de momento, no han sido consultados en ningún momento y que lo elaborado hasta ahora «representa las necesidades de los profesionales, que es algo muy positivo».

Aunque Adrián Arias apunta dos peros importantes. El primero sería la ampliación del aparcamiento del Hospital de Cabueñes y que, según las primeras estimaciones, sería de pago. Es algo que «no compartimos, porque tendrá un efecto llamada justo cuando se prevé que llegue el metrotrén soterrado y se reforzarán las líneas de autobús». El presidente de la FAV reconoce que en esa zona, donde además del hospital se asientan el Parque Científico y Tecnológico de Gijón, el tanatorio, la Universidad Laboral y el Jardín Botánico Atlántico, entre otros equipamientos, «hay un problema de aparcamiento y es uno de los ejes del debate del actual Plan de Movilidad, que pretende reducir la utilización de los vehículos privados. Ampliar el aparcamiento provocará un efecto llamada, lo que no tienen sentido. Pero, además, se sigue la línea de pagar por todo, por lo que creemos que, si se hace, el aparcamiento debería ser gratuito».

En opinión de Arias, «hay una contradicción evidente. Hay que tener en cuenta que las decisiones que se tomen ahora condicionarán el futuro a largo plazo. Estamos acostumbrados a decisiones precipitadas que determinan los futuros usos de los espacios y, si amplías el aparcamiento, no puedes después pedir a la gente que no use su vehículo».

El presidente de la FAV ve lógico que hasta ahora hayan sido consultados los profesionales del centro sanitario para diseñar las funcionalidades del nuevo hospital, pero considera que «hay cuestiones como la movilidad, la relación con el entorno o los problemas de transporte con el resto de la ciudad en los que sí deberíamos intervenir nosotros». «Nos preocupa cómo entroncará toda la zona con el metrotrén», indica.

El segundo pero que ponen los vecinos a este proyecto es el propio proyecto en sí: «Tenemos muchísimas dudas de esta gran inversión, cuando ahora lo que toca es reforzar la Atención Primaria, que está atravesando una situación muy compleja, con falta de inversiones y se prevé un invierno muy duro para los centros de Atención Primaria de Gijón», explica Arias, que además critica que «seguimos insistiendo en un modelo de hospitalización masiva en lugar de potenciar lo más cercano al ciudadano. Esta 'hospitalitis' genera más gastos sanitarios y no representa lo que tiene que ser una sanidad integral».

La inversión prevista para la primera fase del proyecto de ampliación del Hospital de Cabueñes es de 38 millones de euros, una cantidad que llegará a los 104 cuando se complete la obra. Que se destine ese dinero al proyecto es lo que critica Adrián Arias cuando «se necesita afrontar otras cosas antes, como el edificio de Perchera, del que los vecinos llevan seis u ocho años quejándose de su estado y sigue con las mismas deficiencias de accesibilidad y falta de plazas. Es el centro de salud peor valorado de Gijón, pero siempre se niegan las obras por falta de presupuesto».

Y pone más ejemplos, como los ambulatorios rurales, como el de La Camocha, «pequeño, masificado y con aluminosis», o la reivindicación de los vecinos de Nuevo Roces de contar con un ambulatorio. «Siempre nos dicen que no hay dinero, pero ahora sí se plantea una gran inversión hospitalaria», contrapone el presidente de la FAV.

Fotos

Vídeos