Vecinos y ecologistas planean nuevas movilizaciones tras la visita a Bruselas

Reunión de la Plataforma Contra la Contaminación en el Ateneo de La Calzada. /  JOSÉ SIMAL
Reunión de la Plataforma Contra la Contaminación en el Ateneo de La Calzada. / JOSÉ SIMAL

Emplazarán al Principado a endurecer las inspecciones a las industrias y obligarlas a invertir en técnicas para frenar la contaminación

LAURA CASTRO GIJÓN.

«Nos están envenenando a nosotros y a nuestras tierras. Salir a la calle es lo único que nos queda». Así lo aseguró José Luis Rodríguez, responsable de Medio Ambiente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de la Zona Urbana de Gijón (FAV). Su opinión fue recibida con los brazos abiertos entre el resto de miembros de la Plataforma Contra la Contaminación de Xixón durante la reunión celebrada ayer y en la que acordaron nuevas movilizaciones para el Día Mundial del Medio Ambiente, el 3 de junio.

El objetivo de la asamblea era establecer una hoja de ruta de las próximas actuaciones tras la visita a Bruselas. La Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo les aconsejó acudir en primera instancia al Principado y al ministerio y elaborar una propuesta concreta, aunque también les solicitaron nueva información sobre los niveles de contaminación en Asturias. Para esto último, solicitarán la ayuda de investigadores asturianos que están en el extranjero, como Mario Lebrato, para que estudie las muestras contaminantes y aporte unos datos más detallados a Bruselas.

También exigirán al Consistorio gijonés, primero, y al Principado, después, que endurezca las inspecciones a las industrias y las obliguen a invertir en técnicas para frenar la contaminación. Además, reclamarán en el ámbito local que se detalle en qué consiste el compromiso adoptado por las empresas del municipio para reducir su contaminación y acudirán a los partidos políticos regionales para que trasladen el problema a la Junta.

Para aumentar la presión a las administraciones, los ecologistas quieren tender la mano a los sindicatos, pues entienden que estos también «deben ser más responsables y valientes respecto a las exigencias medioambientales».

El representante de la Unión Comarcal de Comisiones Obreras aseguró durante la reunión que «son los políticos quienes deben obligarlas a reducir las emisiones contaminantes por medio de nuevas leyes». Sin embargo, agregó, «no somos ajenos a estos problemas y no defendemos a las empresas que dañan el medio ambiente. Sabemos que la presión ciudadana puede ocasionar problemas de viabilidad empresarial y hacer que nos juguemos el trabajo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos