Los vecinos piden un paso en las vías de El Cerillero para evitar accidentes

Un ramo de flores, en el lugar en el que el viernes perdió la vida J. F. C. Al fondo, un hombre cruza las vías. / JORGE PETEIRO
Un ramo de flores, en el lugar en el que el viernes perdió la vida J. F. C. Al fondo, un hombre cruza las vías. / JORGE PETEIRO

«Nos estorban porque es el corazón de La Calzada. Es un muro que tenemos hacia los pisos de El Lauredal», asegura el presidente vecinal

P. LAMADRID GIJÓN.

El fallecimiento de un hombre de mediana edad el viernes al ser arrollado por un tren en la calle Espinosa ha vuelto a poner sobre la mesa el problema de inseguridad que suponen las vías que atraviesan El Cerillero. El tendido ferroviario conecta la factoría que ArcelorMittal tiene en Veriña con El Musel. «Es verdad que hay un cierto peligro, pero por ahí pasa bastante gente», indicó ayer el presidente de la asociación de vecinos Alfonso Camín de La Calzada, Salvador Menéndez. El tránsito de peatones se incrementó de manera notable a raíz de la construcción de las viviendas de El Lauredal, ya que atravesar las vías supone un atajo.

«Muchos cruzan por las vías de la calle Espinosa, por ejemplo, para ir a la parada del autobús que está próxima», apuntó. Para llegar de El Lauredal a La Calzada, o en sentido contrario, las únicas opciones son «pasar por ahí o bajar hasta donde está el campo del Gijón Industrial y tirar por Manuel R. Álvarez», señaló Menéndez. Para los vecinos del barrio supone un problema ese tramo del trazado ferroviario habilitado para transporte de mercancías. «Nosotros reivindicamos hace muchos años una solución para poder cruzar por ese lugar», recordó. «Estas vías nos estorban porque esa zona es el corazón de La Calzada. Es un muro que tenemos hacia los pisos de El Lauredal», aseguró.

Más información

Asimismo, Menéndez argumentó que ese tendido ferroviario no tiene una actividad excesiva. «Antes había vía doble, pero ahora ya no. Pasan trenes, pero no tantos como hace años», añadió. Así las cosas, los vecinos reclaman una solución que facilite el tránsito a los residentes en el entorno. A pesar de que son muchos los ciudadanos que comenten la imprudencia de atravesar las vías, el presidente vecinal no recuerda accidentes similares en la calle Espinosa. «Una cosa es cruzar la vía y otra andar paseando por allí, como parece que hacía el hombre que murió», señaló.

J. F. C., de unos cincuenta años, falleció como consecuencia del impacto de un tren. Según fuentes policiales, todos los indicios apuntan a que se trata de una muerte accidental.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos