La víctima, que sigue en coma, «movió una mano y las piernas»

Después de los últimos análisis efectuados a Germán, el equipo médico del HUCA ha decidido rebajar su sedación. El joven continúa «estable» dentro de la gravedad y seguirá en coma inducido al menos durante una semana. En este tiempo, los profesionales del centro de salud ovetense evaluarán su evolución y las posibles secuelas que tendrá tras la brutal agresión.

El joven, además, mostró durante la mañana de ayer «leves reacciones a las caricias de su hermana pequeña», según confirmó su madre tras realizar una visita. Movió, de manera leve, «las piernas, la mano y la cabeza». Pese a ello, los familiares han querido mostrarse cautos y así seguir atentos a la evolución de Germán. Ahora, está en manos de los médicos la decisión sobre las posibles intervenciones que se van a realizar en el futuro. Las zonas más afectadas son un oído, un ojo y la parte posterior de la cabeza, lugar donde le alcanzaron con la baldosa.

Fotos

Vídeos