«En la vida vimos que esa pieza metálica se desprendiera de repente»

Algunos familiares y amigos de Francisco José Iglesias a las puertas de la capilla del Tanatorio de Noega, en Jove. /  HUGO ÁLVAREZ
Algunos familiares y amigos de Francisco José Iglesias a las puertas de la capilla del Tanatorio de Noega, en Jove. / HUGO ÁLVAREZ

Compañeros de profesión del marinero gijonés ponen en duda el mantenimiento del buque y aseguran que «era demasiado viejo»

LAURA CASTRO GIJÓN.

«Es un accidente desgraciado, pero en la vida vimos que esa pieza metálica pudiera desprenderse de repente». Fue el «amigo de toda la vida» y compañero de profesión en algunas temporadas, José Busto Fernández, quien mostró su incredulidad ante cómo se había producido el fatídico accidente que acabó con la vida de Francisco José Iglesias 'Tato' en la noche del pasado lunes, durante una maniobra de amarre en El Musel.

El rolín, pieza cilíndrica y de metal donde se enrolla el cabo, salió disparada a gran velocidad e impactó en la cabeza del marinero gijonés causándole graves heridas que finalmente llevaron a su fallecimiento. Sus amigos y compañeros de profesión no consiguen explicarse lo sucedido.

«Cuando me enteré no daba crédito. Él era un marinero muy experimentado, llevaba toda la vida en la mar. Si se soltó el rolín fue por falta de mantenimiento y porque el tornillo que lo sujetaba no estaba en buen estado», explicó el capitán Bartolomé Hernández, quien conocía a 'Tato' desde hacía más de quince años y coincidió con él en la mar en múltiples ocasiones. El cementero 'Cementos del Cantábrico' «estaba para ir al desguace, era demasiado viejo», aseguró Javier Fernández Monasterio, quien trabajó como marinero mercante y era amigo del fallecido desde su juventud. «Ese barco no debería salir a la mar nunca más, están jugando con la vida de muchas personas», criticó Busto Fernández.

«El rolín se soltó porque el tornillo no estaba en buen estado», afirmó el capitán Hernández

Son hipótesis y conclusiones a las que llegaron también los sindicatos CC OO y UGT, que se concentraron ayer en Oviedo para guardar cinco minutos de silencio por el fallecimiento de 'Tato'. Gerardo Argüelles, responsable de Acción Sindical de CC OO, exigió «una exhaustiva investigación para evitar otro suceso con daños irreparables». Reclamó también que se conozcan las causas del accidente para evaluar si se cumplió o no con la prevención necesaria. «Si hay culpables, que pasen a disposición de la justicia», agregó.

«Era un magnífico hermano»

Decenas de familiares y amigos se reunieron ayer en el Tanatorio de Noega, en Jove, para despedir a 'Tato', quien se crió en el barrio de Portuarios. «Desde que éramos jóvenes, aprovechábamos cada vez que estábamos todos en tierra para reunirnos y cenar. Siempre teníamos una excusa para tomar unas sidras. 'Tato' nunca fallaba, le gustaba mucho dedicarle tiempo a sus amigos por eso tenía tantos», comentó su amigo Javier Fernández, quien se lamentó al pensar que apenas le quedaban unos meses para jubilarse.

«Tiraba mucho por todos nosotros era un hermano magnífico y una gran persona», dijo visiblemente emocionada su hermana pequeña, Maria de los Ángeles 'Geli' Iglesias. «Dejó una huella en cualquiera que le conociera. Era una gran persona, alegre, divertido...», le definió José del Río, compañero de profesión y amigo. Todos coincidieron en un mensaje claro: «La vida no fue justa contigo 'Tato'».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos