Vivienda pospone el cambio de las bases para obtener ayudas al alquiler

Oficinas de la Empresa Municipal de la Vivienda. /  JOSÉ SIMAL
Oficinas de la Empresa Municipal de la Vivienda. / JOSÉ SIMAL

La gerencia proponía elevar a 500 euros la renta máxima que pueden pagar los inquilinos, lo cual subiría los precios según Xixón Sí Puede

I. VILLAR GIJÓN.

El consejo de administración de la Empresa Municipal de la Vivienda ha aplazado para una próxima reunión la modificación de las bases del programa de ayudas al alquiler propuesta por la gerencia, que tiene como principal novedad la elevación de la renta máxima que los perceptores de esta subvención pueden pagar a sus caseros. Actualmente solo se puede optar a la ayuda cuando el coste del alquiler no supere los 450 euros, salvo en los casos de contratos firmados en la última década que hayan alcanzado esa cantidad como consecuencia de la subida del IPC. La gerencia plantea elevar la renta máxima hasta los 500 euros, medida con la que ya ha manifestado su disconformidad Xixón Sí Puede, que entiende que ese cambio alentaría una subida de precios. «Subir el tope máximo significa que en poco tiempo no se va a encontrar ningún alquiler en Gijón por debajo de esos 500 euros, porque la empresa de Vivienda siempre estuvo marcando el límite», señaló la concejala Estefanía Puente.

El motivo del aplazamiento es que en el Pleno de la próxima semana se abordarán cuestiones referentes a este programa. En concreto IU pedirá un protocolo que «simplifique y agilice» la tramitación de las ayudas y planteará medidas como la concesión automática y posterior comprobación de los requisitos, y darlas con carácter retroactivo, para cubrir los posibles impagos en los que hayan incurrido los inquilinos mientras esperaban por su concesión.

Por otra parte, fueron rechazados los pliegos para licitar el servicio de asesoramiento a la vivienda, cuyo contrato expira el 28 de febrero. Solo Eva Illán y el representante de C's votaron a favor. Esta formación culpó a Foro de que no se aprobaran, por la ausencia de dos de sus consejeros «que si estuvieran coordinados podrían al menos haber delegado su voto en la concejala. Por esta irresponsabilidad podemos estar dos meses sin el servicio, ya que hasta el 23 de marzo no habrá una nueva reunión del consejo de administración».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos