'Willy' le da la vida a su madre 'Mora'

La frisona 'Mora' vigila a su ternero 'Willy', de la raza asturiana de los valles, en la ganadería Casa La Torre, de Coyanca. / TAREK HALABI
La frisona 'Mora' vigila a su ternero 'Willy', de la raza asturiana de los valles, en la ganadería Casa La Torre, de Coyanca. / TAREK HALABI

El ternero es de raza asturiana de los valles, producto de un embrión fertilizado e implantado en un 'vientre de alquiler' La vaca frisona era infértil y gracias a un tratamiento in vitro puede producir leche

MARCO MENÉNDEZ COYANCA (CARREÑO).

La vaca frisona 'Mora' era infértil, lo que significaba que no producía leche y, por lo tanto, estaba destinada a ser sacrificada. La solución la tenía la empresa de biotecnología especializada en la fecundación in vitro animal AsturBiotech, perteneciente a la Cooperativa de Agricultores de Gijón. ¿Qué es lo que se hizo? Utilizando una tecnología desarrollada por el equipo de Enrique Gómez Piñeiro en el Área de Genética y Reproducción Animal del Serida, a la res se le implantó un embrión fecundado 'in vitro' procedente de una vaca sacrificada en un matadero, con el objetivo no solo de que 'Mora' pariera un ternero, sino que sirviera de tratamiento terapéutico y recuperara su fertilidad, perdida por una obstrucción en su sistema reproductor.

El embrión implantado en la vaca hace nueve meses era de pura raza asturiana de los valles y, aunque parezca increíble, de una vaca frisona nació hace una semana un macho de asturiana de los valles. «Fueron necesarias cinco o seis inseminaciones», explica Juan José Pérez, veterinario del servicio técnico de la cooperativa, que resalta que «tiene un valor económico importante para el ganadero, porque consigue un ternero para carne y recupera a la vaca como productora de leche».

Y es que, como apunta Alejandro Vázquez, doctor en Bioquímica y Biología Molecular, y director técnico de AsturBiotech, «si la vaca frisona no pare un ternero, no produce leche, con lo que al ganadero no le vale y se sacrifica».

El resultado de esta experiencia es 'Willy', un ternero que ahora tiene una semana y que nació en Casa La Torre, de la localidad carreñense de Coyanca. Su propietario es José Fermín Rodríguez y cuenta con 90 reses destinadas a la producción de leche. Al principio dudaba, pero ahora tiene claro que «el ternero no lo voy a vender. Voy a criarlo yo, porque me parece que se va a hacer muy guapo. Ahora pienso tener más vacas de asturiana de los valles, porque me gustó mucho».

Más información

'Willy' puede que no solo haya salvado la vida de la vaca que le sirvió como 'vientre de alquiler', sino también es posible que dé un pequeño cambio al rumbo de esta explotación ganadera, pues «esta semana hemos inseminado otra vaca» que también dará otro ejemplar de asturiana de los valles, explica José Fermín Rodríguez.

La presentación en sociedad de 'Willy' se produjo bajo la atenta mirada del presidente de la cooperativa, Joaquín Vázquez; el de AsturBiotech, Francisco González Zapico, y la alcaldesa de Carreño, Amelia Fernández, que quedaron encantados con su primer ternero 'in vitro'.

El éxito de esta técnica realizada por AsturBiotech es elevado, ronda el 45%, pero aún se pretende un mayor desarrollo. Alejandro Vázquez y Juan José Pérez explicaron que «hemos llegado a un acuerdo con el Serida para la transferencia de una tecnología que nos permitirá tener embriones congelados para su puesta directa y nosotros lo ponemos al alcance de cualquier ganadero interesado». El caso, es que es difícil conseguir que los embriones resistan el proceso de congelado y con la experiencia del Serida será más factible lograrlo. Entre AsturBiotech y el Serida han puesto a Asturias a la cabeza de esta técnica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos