Xixón Sí Puede lo pone muy difícil

Voluntarios de Protección Civil, en el Muro, durante el final de etapa de la Vuelta Ciclista a España en la ciudad. / ARNALDO GARCÍA
Voluntarios de Protección Civil, en el Muro, durante el final de etapa de la Vuelta Ciclista a España en la ciudad. / ARNALDO GARCÍA

Eleva el listón de exigencias económicas a Foro con la ayuda a domicilio por bandera | El grupo municipal busca marcar distancias con el gobierno local para acallar las críticas internas por falta de dureza ante los incumplimientos plenarios

MARCOS MORO GIJÓN.

Xixón Sí Puede se lo pone muy cuesta arriba al gobierno local para repetir la abstención que permitió el año pasado la aprobación de los presupuestos tras la prórroga de 2016. La estrategia política en el grupo municipal que encabeza Mario Suárez del Fueyo pasa en este momento por marcar las mayores distancias con Foro. Con ello se busca acallar las críticas internas a la labor de oposición realizada en los últimos tiempos. Críticas de la militancia que inciden en la falta de dureza ante los incumplimientos de los acuerdos alcanzados en el Pleno, muchos de ellos a iniciativa de la formación morada, por parte del gobierno de Carmen Moriyón. Suárez ha dejado ya varios recados al equipo de gobierno sobre la baja ejecución de estos acuerdos plenarios ante un sector crítico, en el que está encuadrado la edil Verónica Rodríguez, que le presiona para rechazar los presupuestos municipales de 2018 como castigo.

Para ir allanando lo que parece la justificación al más que previsible voto negativo al proyecto de cuentas de Foro, los negociadores de Xixón Sí Puede han elevado el listón de exigencias económicas hasta niveles de gasto que parecen a día de hoy inasumibles. La bandera principal de todas esas exigencias es la remunicipalización del servicio de ayuda a domicilio, una operación que la marca local de Podemos considera factible económicamente (entre 3,6 y 3,8 millones de euros), frente a informes técnicos de funcionarios municipales que elevan hasta los 7,1 millones el coste de dicho servicio si pasase a ser gestionado por el Ayuntamiento.

Más información

Xixón Sí Puede también reclama más gasto en el ámbito deportivo, para el plan de residuos de la ciudad y elevar la partidas que se destinan a ayudas de emergencia para quien se quede fuera de la cobertura de la renta social, que tiene garantizados para el próximo año 3,2 millones de euros de consignación tanto si se aprueba el presupuesto como si hay prórroga presupuestaria.

El gobierno local inició esta semana con IU y Xixón Sí Puede su ronda de contactos directos con la oposición para intentar sumar apoyos al nuevo proyecto de presupuestos. Ambos grupos de la izquierda tuvieron un especial protagonismo el año pasado en la aprobación presupuestaria al optar por la abstención en lugar del voto en contra, aunque finalmente también fue determinante el apoyo de los tres concejales del PP. La puesta en marcha del programa de renta social, que lleva movilizados hasta el momento 6,8 millones de euros, fue clave para que Xixón Sí Puede e IU obtuvieran el beneplácito de la mayoría de sus afiliados y simpatizantes para no rechazar las cuentas municipales en curso.

Debate sobre política fiscal

Sin embargo, las sensaciones a estas alturas de arranque de las negociaciones en los despachos son muy diferentes a las del año pasado. El ambiente está muy enrarecido por la sucesión de los acontecimientos, que hunde sus raíces en el debate sobre política fiscal. Todo empezó con el rechazo de Foro a las propuestas de IBI diferenciado de la izquierda, el popularmente conocido como 'IBI para ricos', para gravar los inmuebles de uso no residencial con un valor catastral superior al millón de euros. Complejos comerciales, hoteles y grandes aparcamientos se libraron de pagar más contribución, pero a partir de ahí se puso en marcha una reacción en cadena que está condicionando la tramitación de los presupuestos muncipales del año que viene.

En menos de un mes el equipo de gobierno ha visto tumbadas por la oposición su propuesta de ordenanzas fiscales y rechazados los presupuestos en todas las empresas municipales (EMA, Centro Municipal de Empresas, Emulsa, Emvisa, EMTUSA y Divertia) en todos los consejos de administración. La única excepción fue la Fundación Municipal de Cultura, merced al voto de calidad de la presidencia. La semana que viene se votarán las propuestas económicas del gobierno local para el Patronato Deportivo y la Fundación de Servicios Sociales y las perpectivas de aprobación no son halagüeñas.

En IU, el otro grupo que se reunió esta semana con Foro, el planteamiento a la hora de negociar es diferente al de Xixón Sí Puede. Más posibilista. Su portavoz, Aurelio Martín, resume sus peticiones en que «el nuevo presupuesto no sea peor que el actual».Según Martín, el borrador presupuestario de 230 millones de euros presentado por la edil de Hacienda «demuestra que la alcadesa estaba equivocada cuando dijo en el Pleno que no hacían falta más ingresos».

La coalición de izquierdas pone como requisitos para negociar que se garantice financiación suficiente para los compromisos anuales del acuerdo de concertación, la renta social, el plan de rehabilitación de fachadas vinculado al PGO y mantener una partida similar a la de este año para memoria histórica.

El gobierno local se reunirá mañana con PP y Ciudadanos y el viernes con el PSOE.

Fotos

Vídeos