Las zonas oeste de Gijón y Avilés registraron la peor calidad del aire

M. MENÉNDEZ GIJÓN.

La contaminación se concentró ayer en las ciudades de Gijón y Avilés, en especial en sus zonas oeste. El caso es que en el parque de El Lauredal la estación medidora móvil del Ayuntamiento de Gijón registró unos valores de partículas en suspensión PM10 de 111 microgramos por metro cúbico, calificando la calidad del aire de «muy mala». Otro punto con valores demasiado altos fue la zona de la avenida de la Argentina, con 52 microgramos por metro cúbico y una calidad de «mala». El resto de estaciones de control de la ciudad presentaron valores normales.

En Avilés también hubo valores muy elevados de PM10, destacando la zona portuaria de Matadero, con un pico que alcanzó los 164 microgramos por metro cúbico y una calidad del aire «muy mala», mientras que en la plaza Guitarra se llegó a 102.

En el resto del centro de Asturias las protagonistas fueron las partículas PM2,5. Así, en Lugones, se llegaron a los 61 microgramos por metro cúbico y una calidad del aire regular, mientras que en Sama se alcanzó la cifra de 43.

Estas partículas son más peligrosas que las PM10, pues penetran aún más profundamente en el sistema respiratorio, pudiendo afectar incluso a los alveolos pulmonares. Mientras España establece un límite promedio anual de 25 microgramos por metro cúbico, la Organización Mundial de la Salud lo rebaja a 10.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos