Las bajas repuntan en Asturias