El Comercio

Una esclava sexual del Daesh, obligada a comerse a su hijo de un año

La diputada Vian Dakhil, única mujer Yazidí que integra el Parlamento de Irak
La diputada Vian Dakhil, única mujer Yazidí que integra el Parlamento de Irak
  • La diputada iraquí Vian Dakhil contó también como «una niña de 10 años fue violada hasta la muerte frente a su padre y a sus hermanas»

Corren tiempos terribles para los yazidíes. Se podría decir que, junto con las persecuciones que sufrieron en 1847, 1872 y 1975, los peores en más de 13 siglos de historia. No hay más que echar un vistazo a los titulares que sobre ellos se están publicando estos días: «Los yihadistas entierran vivos a los yazidíes en Irak», «Daesh amenaza con matar a 300 familias yazidíes si no se convierten al Islam» o «Los refugiados yazidíes pueden morir en 48 horas si no reciben agua y comida».

La nueva noticia de la que se ha hecho eco «The Independent» es de una crueldad difícil de creer. Según una diputada iraquí, la única de origen yazidí que hay en el parlamento, y que ayuda a salvar a esclavas sexuales de las garras del Daesh, cuenta como varios terroristas de este grupo obligaron a una madre a comerse a su propio hijo. Además, un grupo de ellos también violó hasta la muerte a una niña de 10 años, obligando a su familia a presenciar el crimen.

Fue la diputada Vian Dakhil quien informó de este crimen en una entrevista concedida al canal de televisión egipcio Extra News, que ha sido traducida ahora al inglés por el Instituto de Investigación de Oriente Medio (MEMRI, según sus siglas en inglés).

Dakhil asegura que el Daesh ha matado a miles de mujeres y jóvenes de la etnia yazidí en los últimos meses, así como secuestrado a otras tantas, con el objetivo de convertirlas en esclavas sexuales o terroristas suicidas.

Rescates

La diputada iraquí es una de las personas involucradas en las operaciones de rescate de prisioneros yazidíes. Según Dakhil, en estas operaciones, los terroristas del Daesh «llaman por teléfono a las familias de la mujeres secuestradas y les ofrecen la posibilidad de comprarlas para que recuperen la libertad».

«En pleno siglo XXI, los yazidíes nos vemos obligados a comprar a nuestras hijas y mujeres», lamentó, antes de contar el caso de una de las secuestradas que han sido liberadas, a la cual «habían mantenido en una cueva durante tres días, sin comida ni nada. Más tarde le ofrecieron tan solo un plato de arroz y algo de carne. Cuando terminó de comérsela, le dijeron: «Hemos cocinado a tu hijo de un año y te lo que acabas de comer».

«Una de las niñas liberadas contó como se llevaron a seis de sus hermanas. La más joven, de 10 años, fue violada hasta la muerte frente a su padre y a sus hermanas», añadió Dakhil, preguntándose indignada: «¿Por qué estos salvajes nos hacen esto?».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate