El submarino argentino perdido en el Atlántico reportó una avería en su última comunicación

Galeazzi, antes de dar las últimas informaciones sobre la búsqueda. / EITAN ABRAMOVICh (Afp)

Brasil, Reino Unido y Estados Unidos colaboran en la búsqueda de la embarcación, desaparecida desde el miércoles con 44 tripulantes a bordo

COLPISA / AFPBuenos Aires (Argentina)

El submarino argentino perdido en el Atlántico Sur con 44 tripulantes había comunicado una avería en las baterías en su último reporte el miércoles pasado antes de que la Marina lo reportara desaparecido, según ha revelado un jefe de la Armada.

"El buque salió a superficie y ahí comunicó esta avería, por eso el comando de la fuerza le dice que cambie la ruta y venga a Mar del Plata", dijo en rueda de prensa Gabriel Galeazzi, jefe de la base naval de esa ciudad 400 km al sur de Buenos Aires adonde debía arribar el "ARA San Juan" este lunes.

Hasta ahora la información proporcionada no mencionaba una avería y la hipótesis que divulgó desde el jueves la Armada informaba sobre una "falla de comunicaciones". El San Juan "estaba haciendo un área de patrulla en el (Atlántico) sur y cuando informa la avería se le pone una ruta directa a Mar del Plata", se explayó Galeazzi. "Apenas se supo esa información fueron desplegados medios para allá", dijo.

Un amplio operativo internacional con la participación de siete países y el aporte de equipamiento de última tecnología barren por aire y por mar la zona desde el jueves para dar con el paradero del sumergible y sus 44 tripulantes.

La última comunicación, el miércoles

Siete llamadas satelitales a bases navales detectadas el sábado reabrieron las esperanzas de que el submarino 'ARA San Juan' se encuentre en superficie, pero a lo largo del domingo no hubo nuevos intentos de comunicación ni se pudo confirmar que el origen de los contactos fueran del sumergible perdido.

La Base Naval de Mar del Plata, a 400 km al sur de la capital, apostadero habitual del submarino y donde viven la mayoría de los tripulantes, se transformó en el epicentro de la espera de familiares en un domingo lluvioso y frío de la primavera austral. En cambio, parecían ajenos a la angustia miles de turistas que llegaron este fin de semana largo, por el festivo del lunes, al más tradicional balneario de la costa atlántica argentina.

La última comunicación regular con el 'ARA San Juan' fue el miércoles pasado a las 10:30 GMT cuando se encontraba a 430 km de la costa en el Golfo de San Jorge, en el Atlántico Sur, y navegaba de regreso desde la ciudad austral de Ushuaia (3.200 km al sur) hacia Mar del Plata. La noticia de los contactos satelitales reavivó la esperanza de los familiares de los tripulantes en que la nave esté en superficie, cuando ya se perfilaba un rescate en la profundidad del Atlántico. Pero aún no se pudo confirmar si las siete llamadas satelitales de entre 4 y 36 segundos de duración, recibidas entre las 13:52 y 18:42 GMT del sábado, provinieron del submarino, debido a que fueron muy cortas y con muy baja señal.

300 kilómetros de búsqueda

La tarde del domingo realizó un vuelo de exploración "el Hércules 630 inglés que opera desde las Islas Malvinas", territorio cuya soberanía reclama Argentina y que llevó a ambos países a una guerra de 74 días en 1982. En el operativo participan además tres aeronaves estadounidenses y está "lista para ser utilizada una de la Marina de Chile", indicó.

La búsqueda se realiza sobre una zona de unos 300 kilómetros de diámetro a unos 430 km de la costa, donde la profundidad es de entre 200 a 350 metros según las áreas, precisó el vocero. Participa también el buque polar inglés "HSM Protector", que cubre de sur a norte el camino que debería hacer el submarino. Otros dos barcos argentinos hacen el camino de norte a sur, explicó el capitán de navío Gabriel Galeazzi, jefe de Estado Mayor del Area Naval Austral, en Mar del Plata. Los tres buques tienen equipo de sonar y sonda para registrar el fondo del mar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos