El Comercio

Corea del Norte, un rompecabezas para el próximo presidente de Estados Unidos

Kim Jong-un comparece tras una prueba nuclear
Kim Jong-un comparece tras una prueba nuclear / Reuters
  • Su capacidad nuclear cada vez representa una amenaza mayor y los expertos discuten sobre cuál es la mejor estrategia para frenar al régimen de Kim Jong-un

Durante sus ocho años de mandato, Barack Obama no ha logrado frenar la carrera armamentista de Pyongyang para fabricar la bomba atómica. En realidad, esta se ha acelerado, lo que lo convierte en uno de los retos más urgentes y de mayor complejidad para su sucesor en la Casa Blanca.

Estados Unidos se ha mostrado inflexible en su oposición a que Corea del Norte se dote de estas armas de destrucción masiva, ha condenado rotundamente las "provocaciones" de las autoridades norcoreanas y ha impuesto sanciones al régimen de los Kim Sin embargo, nada de esto ha impedido que Pyongyang avance a pasos agigantados hacia su objetivo: estar en condiciones de amenazar territorio estadounidense mediante misiles balísticos intercontinentales capaces de transportar ojivas nucleares.

Durante este año, electoral en Estados Unidos, los programas científicos de Corea del Norte han progresado más que nunca. En los últimos doce meses, Pyonyang ha realizado dos ensayos nucleares, disparado 25 misiles balísticos y ha cometido otras violaciones de las múltiples resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU en su contra. "Corea del Norte constituye cada día una amenaza más y más grave", reconoció la semana pasada en Seúl el subsecretario de Estado estadounidense Tony Blinken.

Pero el próximo ocupante del despacho oval –Hillary Clinton o Donald Trump– lo tendrá difícil. "Los 100 primeros días serán cruciales", anuncia Joel Wit, del instituto estadounidense-coreano de la universidad Johns Hopkins: "En vez de esperar a qué pasa sobre el terreno, lo cual restringiría las opciones y dictaría una política, la nueva administración tendrá que anticipar, influir en la evolución de los hechos".

El debate sobre las posibilidades políticas se reduce a dos enfoques: los partidarios de un cóctel de sanciones y amenazas militares para poner en peligro al mismísimo régimen norcoreano y, por otro lado, los que estiman que estas medidas deben servir de base para proponer negociaciones e incitaciones a la desnuclearización. Para algunos analistas, ya no se trata de resolver el problema del programa nuclear norcoreano, sino de contener la amenaza. El coordinador de los servicios de inteligencia estadounidenses James Clapper estimó la semana pasada que convencer al norte de que renuncie a la bomba atómica es una "causa perdida".

Distintas posturas

Como secretaria de Estado, Hillary Clinton, se opuso a negociar con el régimen de Kim Jong-Un mientras no aplicara medidas para una desnuclearización. Algunas voces se han alzado contra esta política por considerar que Washington no hace lo suficiente para frenar los progresos científicos de Pyongyang.

Entre los partidarios del diálogo figuran Jane Harman y James Person, del centro de reflexión estadounidense Woodrow Wilson, quienes firmaron recientemente en el Washington Post una tribuna titulada "Estados Unidos debe negociar con Corea del Norte". Abogan por negociaciones directas con Pyongyang sobre la congelación de todos los ensayos nucleares y de disparos de misiles de largo alcance de Corea del Norte. Estas negociaciones desembocarían en una fase de desmantelamiento verificable. En contrapartida Washington podría proponer un pacto de no agresión, o la suspensión de las maniobras conjuntas con Seúl.

Frente a ellos, la Brookings Institution afirma que el nuevo presidente deberá evitar "soluciones ilusorias que no tienen ninguna oportunidad". Está a favor de sanciones respaldadas por una "base sólida de medidas militares" para privar a Pyongyang de divisas extranjeras y cortar al régimen del sistema financiero mundial. "El próximo presidente deberá manifestar claramente a Pyongyang que Estados Unidos está dispuesto a poner sobre la balanza algo que para Corea del Norte es incluso más importante que sus armas nucleares: la supervivencia del régimen", escribió la institución.

Joel Wit está preocupado por las consecuencias del profundo desconocimiento de la situación norcoreana en el extranjero que, según él, explica el abanico de opiniones al respecto. "En la nueva administración habrá personas que tengan que tomar decisiones pese a carecer de experiencia en el dossier, y a no haber hablado nunca con un norcoreano", dice.

El tiempo corre en contra. No hace tanto que se tachaba de alarmistas a los que predecían que Corea del Norte podrá enviar un misil intercontinental contra Estados Unidos para 2020. Ahora se les considera prudentes.