EE UU y Corea del Sur analizan una «respuesta militar» tras el disparo de un misil norcoreano

Kim Jong Un, líder supremo de Corea del Norte. / Efe

Según el Pentágono, reocorrió 1.000 kilómetros antes de caer al Mar de Japón

AGENCIAS

Estados Unidos y Corea del Sur analizaban este viernes "opciones de respuesta militar" luego del disparo de otro misil balístico intercontinental por Corea del Norte, en una nueva escalada en una crisis internacional con el régimen comunista.

El general Joe Dunford, jefe del Estado Mayor Conjunto estadounidense, y el almirante Harry Harris, responsable del mando estadounidense en el Pacífico, hablaron con el general Lee Sun Jin, jefe del Estado Mayor Conjunto surcoreano.

"Durante la llamada, Dunford y Harris expresaron su compromiso blindado con la alianza Estados Unidos - Corea del Sur", informó la oficina de Dunford en un comunicado.

"Los tres jefes también analizaron diversas opciones de respuesta militar", añadió.

El Pentágono fue el primero en informar sobre esta prueba de poderío norcoreano, pocas semanas después de que Pyongyang efectuara con éxito el primer disparo de un proyectil intercontinental capaz de alcanzar territorio estadounidense.

Mientras las autoridades estadounidenses indicaron que el misil "tuvo una trayectoria de unos 1.000 kilómetros antes de hundirse en el Mar de Japón", Moscú señaló que el proyectil "tiene las características de un misil de medio alcance".

El lanzamiento tuvo lugar sobre las 14:45 GMT, indicó el portavoz del Pentágono, capitán de navío Jeff Davis.

Las fuerzas armadas de Corea del Sur y el primer ministro japonés Shinzo Abe también confirmaron el lanzamiento, que según los cálculos estadounidenses se hundió en el Mar de Japón. En Seúl y Tokio, los gobiernos convocaron reuniones de sus consejos de seguridad nacional.

La acción de Corea del Norte también ha tenido repercusiones fuera de la región del Pacífico. La Unión Europea advirtió que el disparo de un nuevo misil "amenaza seriamente la paz y la seguridad internacional".

Militares estadounidenses y Corea del Sur habían advertido en los últimos días que Corea del Norte parecía prepararse para otra prueba de misiles, probablemente un misil balístico intercontinental (ICBM, por su sigla en inglés), o un cohete de rango intermedio.

Mientras tanto, militares estadounidenses se preparan para realizar otra prueba de un sistema de interceptación de misiles en Alaska, que podría realizarse el sábado.

La prueba del sistema de Defensa de Área de Alta Altitud Terminal (en inglés THAAD) estaba programada antes de conocerse el lanzamiento norcoreano del viernes.

Estados Unidos cuenta con varias capacidades de defensa antimisiles, con componentes diseñados para derribar distintos tipos de misiles en diferentes fases de vuelo.

Preocupación española

El Gobierno español ha expresado su "seria preocupación" por el lanzamiento de un misil balístico por parte del régimen norcoreano y ha condenado esta nueva "provocación", que se suma a una "grave escalada" en la actividad militar que "tendrá consecuencias en las relaciones bilaterales".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos