Al menos 33 detenidos tras una manifestación antirracista en Boston

Un manifestante y un antidisturbios se encaran./Reuters
Un manifestante y un antidisturbios se encaran. / Reuters

Miles de manifestantes denunciaron el auge del racismo y los recientes ataques neonazis sufridos en Charlottesville

COLPISA / AFPMadrid

Miles de manifestantes marcharon este sábado en Boston (Massachusetts, EE UU) para denunciar el racismo y a la extrema derecha, durante una protesta plagada de choques con la Policía local y bajo un clima de tensión tras la violencia vivida en Charlottesville (Virginia). Así, al menos 33 personas fueron arrestadas por los agentes de seguridad.

"No hay lugar para el odio" o "Váyanse, nazis" se leía en las pancartas empuñadas en el cortejo por unas 40.000 manifestantes, según el recuento policial. Carteles llevados a ese bastión demócrata para contrarrestar una congregación cercana convocada oficialmente en favor de la "libertad de expresión" pero que aglutinaba a militantes de extrema derecha.

Después de una semana de alta tensión en EE UU, con destrozos de monumentos confederados que eran percibidos como símbolos racistas, la policía de Boston había desplegado un fuerte contingente para separar a los dos bandos.

Solo unas decenas de personas acudieron a la manifestación que anticipaba la presencia de neonazis, según imágenes difundidas por redes sociales; incluso terminó media hora antes de lo previsto. Al final de la marcha, manifestantes antirracistas fueron violentamente reprimidos por la Policía, que la emprendió contra ellos usando porras y equipos antidisturbio.

Sin la violencia de Charlottesville

Pero las escaramuzas de este sábado estuvieron lejos del nivel de violencia registrado en Charlottesville, donde un simpatizante neonazi mató a una mujer y dejó un balance de 19 personas heridas al arremeter con su coche contra la multitud.

El comisionado policial, William Evans, afirmó que no hubo ningún herido "grave" entre los detenidos de una manifestación que se granjeó después de que el presidente del Gobierno, Donald Trump, definiese como "gente muy buena" a algunos participantes de la marcha de neonazis en Charlottesville.

Aunque inicialmente llamó "agitadores" a los manifestantes antirracistas, Trump se expresó al final de la concentración en un tono más positivo. "Quiero aplaudir a los numerosos manifestantes de Boston que se expresan contra la intolerancia y el odio. Nuestro país estará pronto unido", escribió el presidente en su cuenta de Twitter.

Fotos

Vídeos