El Comercio

Al menos 5 muertos y más de 120 heridos en un ataque talibán al consulado alemán

n soldado afgano inspecciona el lugar del atentado.
n soldado afgano inspecciona el lugar del atentado. / Efe
  • Después de la explosión de un camión, un número aún no precisado de asaltantes se lanzaron contra el edificio y al parecer todos ellos resultaron muertos salvo uno que fue capturado viv

Al menos cinco personas murieron y más de 120 resultaron heridas tras la detonación de un camión bomba y el posterior asalto al consulado de Alemania en Mazar-e-Sharif, en el norte de Afganistán, confirmaron a Efe fuentes oficiales. El ataque comenzó alrededor de las 23:00 horas del jueves (18.30 GMT) y "terminó después de unas horas" y ahora toda la zona está "despejada", indicó a Efe Munir Ahmad Farhad, portavoz del gobernador de la provincia de Balkh, de la que Mazar-e-Sharif es capital.

Explicó que, después de la explosión del camión, un número aún no precisado de asaltantes se lanzaron contra el edificio y al parecer todos ellos resultaron muertos salvo uno que fue capturado vivo. El portavoz señaló que cinco civiles perdieron la vida y decenas quedaron heridos, pero dijo no contar con información de sí había o no "víctimas dentro del consulado", ya que las tropas afganas que participaron en la operación de respuesta no entraron en las instalaciones consulares.

Por su parte, el portavoz talibán Zabihullah Mujahid indicó en un comunicado que el ataque se produjo en venganza por el reciente bombardeo de "países invasores" en la provincia norteña de Kunduz que dejó víctimas civiles, y acusó a Alemania de estar detrás de "todos los crímenes" en esa zona. Según la versión de los insurgentes, que generalmente sobredimensionan los resultados de sus acciones, la mayor parte del consulado fue destruido en el ataque, y "sus espías, soldados y otros empleados murieron o resultaron heridos".

Al menos 32 civiles murieron la semana en una operación realizada por las fuerzas afganas con apoyo aéreo de Estados Unidos contra un grupo de talibanes que se habían reunido al norte de la ciudad de Kunduz, capital de la provincia homónima. El presidente afgano, Ashraf Gani, anunció el envío de un equipo a la provincia para investigar el ataque, mientras que el jefe de las tropas de Estados Unidos y la OTAN en el país, el general John Nicholson, prometió colaborar con las autoridades de Kabul para esclarecer los detalles.

Afganistán vive una situación de creciente violencia ante el progreso de los talibanes, que en las últimas semanas intensificaron los combates en los alrededores de al menos cinco de las 34 capitales de provincia, entre ellas Kunduz. La OTAN permanece en el país con alrededor de 12.000 efectivos en tareas de asesoramiento a las fuerzas nacionales, y EE UU mantiene a 9.800 soldados, una dotación que disminuirá para el año que viene hasta los 8.400 militares.