El Comercio

Las fuerzas iraquíes anuncian la liberación de la ciudad siria de Nimrud

Momento en el que los terroristas volaron la ciudad de Nimrud hace un año.
Momento en el que los terroristas volaron la ciudad de Nimrud hace un año. / Afp
  • Las autoridades confirman que en la recuperación de esa zona el Daesh ha sufrido varias bajas en sus filas y la pérdida de equipamiento militar

Las fuerzas iraquíes siguieron hoy avanzando por el flanco meridional de la ciudad de Mosul y tomaron la localidad de Nimrud, de gran valor simbólico, además de irrumpir en dos barrios orientales de la urbe, parte de la cual sigue en poder del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

En un comunicado, el comandante de las Fuerzas Especiales iraquíes, el general de brigada Abdelamir Yarala, informo de que Nimrud fue liberada por unidades de la IX Brigada Blindada, que "izaron la bandera iraquí sobre sus edificios". La toma de Nimrud le supuso bajas y la pérdida de material militar al EI, añadió Yarala, que no informó sobre las víctimas ocasionadas en su bando.

Asimismo, las fuerzas iraquíes también recuperaron hoy la aldea de Al Naamaniya, al sur de Nimrud, al día siguiente de haber expulsado a los yihadistas de Abas al Rayab, otra población de la comarca de Nimrud.

Limpiando las calles de explosivos

Según la nota, la IX Brigada Blindada y la II Brigada del I Batallón están limpiando de explosivos las calles y los edificios de Al Naamaniya, así como los monumentos de Nimrud situados al norte de la zona Al Zab al Kabir.

La importancia de la recuperación de Nimrud radica en que las ruinas que existían allí, antes de que más del 50 por ciento de ellas fueran saqueadas y destrozadas por los yihadistas, pertenecían a la antigua ciudad asiria del mismo nombre, que llegó a ser un importante centro de poder durante el reinado de Salmanasar I (1373-1244 a.C.).

Se trata de una ciudadela de planta cuadrada y se caracteriza por estar rodeada por un muro de ocho kilómetros de largo y reforzada con torres defensivas en cada una de sus esquinas.

Al final del muro sur se encuentra la colina de Nimrud, donde hay varios palacios y templos, mientras que en su lado occidental se encuentran un palacio y una fortaleza, que datan de la época del rey asirio Salmanasar III (858-824 a. C.). Entre los emblemas de la antigua Nimrud destruidos por los terroristas figura el templo de Nabu.

Tras alcanzar gran importancia durante el reinado de Salmanasar I, Nimrud decayó posteriormente hasta que ascendió al trono Asurnasirpal II (883-859 a.C.), quien la convirtió en la capital militar de su imperio.

Conocida en la Biblia como Kalaj, fue una de las capitales del Imperio Asirio y está situada junto al río Tigris, a unos 30 kilómetros al sureste de Mosul, capital de la provincia septentrional de Nínive. En 2015 y 2016, el EI ha lanzado varios ataques contra el patrimonio iraquí en Nimrud, al que causó importantes daños.

Destrozos en monumentos arqueológicos

Desde que el EI conquistó amplios territorios en Irak y Siria y proclamó un califato en junio de 2014, ha cometido destrozos en importantes monumentos arqueológicos, entre ellos en las ruinas grecorromanas de Palmira, en Siria, patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Por otro lado, las fuerzas antiterroristas iraquíes irrumpieron hoy en los barrios de Aden y Bekr, en el este de Mosul, donde continúan los enfrentamientos, informó a Efe el ayudante en la dirección de las fuerzas antiterroristas, general Adelwahad al Saadi.

El militar añadió que las fuerzas iraquíes pudieron entrar en esos distritos gracias a la colaboración de la aviación iraquí y de la alianza internacional liderada por EEUU.

Asimismo, según Al Saadi, desde el comienzo de las operaciones militares en el este de Mosul, a mediados de octubre, sus fuerzas han matado a 300 yihadistas y han hecho explotar doscientos coches bombas del EI en esa zona.

La ofensiva de las tropas iraquíes y kurdas para liberar Mosul y la totalidad de la provincia de Nínive comenzó el pasado 17 de octubre desde tres frentes -norte, sur y este-, y ha permitido hasta el momento la conquista de varios barrios orientales de la ciudad, considerada el principal bastión del EI en Irak.