El Comercio

«¿Voy a morir, señorita?». El dramático llanto de un niño tras sufrir un bombardeo en Siria

«¿Voy a morir, señorita?». El dramático llanto de un niño tras sufrir un bombardeo en Siria
  • Es la insistente pregunta de un niño a la enfermera que le atiende. Estaba en uno de los pocos hospitales infatiles que quedaban en pie en Alepo y que hace unos días fue atacado

«¿Voy a morir, señorita? ¿Voy a morir?». Es la insistente pregunta que el niño de la imagen lanza a la enfermera que le atiende en un hospital recién bombardeado en Alepo, Siria. El vídeo, difundido por el portal AJ+ Español encoge el corazón. En él se ve a uno de los últimos centros hospitalarios para niños que quedan en la capital del país, que más tarde sería atacado.

Este portal anima a compartir las imágenes, en las que también se ven durísimas escenas del traslado, tras el bombardeo, de bebés que estaban en incubadoras. Pretenden alertar sobre el drama que está viviendo Siria y lograr que la comunidad internacional reaccione.

Al menos 244 personas han muerto, entre ellas 28 menores y cinco mujeres, durante la última semana por ataques en la ciudad siria de Alepo, la mayor del norte del país, según el recuento publicado hoy por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La ONG precisó que al menos 228 personas fallecieron por los bombardeos de aviones y helicópteros castrenses y los disparos de la artillería gubernamental contra los barrios del este de la urbe, cercados por el ejército y controlados por la oposición. De esos muertos en la parte oriental, al menos 141 eran civiles y 87 combatientes y personas de identidad desconocida.

Mientras, en el oeste de la localidad, al menos 16 personas perdieron la vida -entre ellas diez menores en una escuela- por el lanzamiento de cohetes contra áreas bajo el dominio de las fuerzas gubernamentales.

El Observatorio no descartó que el número total de víctimas mortales aumente porque hay cientos de heridos, algunos de ellos graves. Además, recordó la escasez de medicinas y de personal médico en el este de Alepo, donde faltan especialistas para tratar determinadas dolencias y cuatro hospitales quedaron fuera de servicio entre el viernes y el sábado por los daños causados por los bombardeos. Según el Observatorio, todavía quedan algunos centros sanitarios abiertos en el este de Alepo.

Sin embargo, la opositora Dirección General de Sanidad en Alepo Libre anunció el pasado fin de semana el cierre de todos los hospitales de la parte oriental, lo que fue confirmado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La OMS destacó que más de 250.000 civiles se han quedado sin servicios sanitarios en esa mitad de la población, aunque algunas clínicas pequeñas atienden a pacientes. Desde el pasado día 15, los ataques se han reanudado en el este de Alepo, después de tres semanas de interrupción.