El Comercio

Arabia Saudí permite a los cataríes hacer el peregrinaje a La Meca

La frontera de Qatar con Arabia Saudí. / Reuters

  • La agencia oficial saudí desmiente los rumores de que se había impedido el acceso a varios ciudadanos de ese país a la Gran Mezquita, a pesar de haber cerrado las fronteras con el país vecino

El Gobierno de Arabia Saudí no va a impedir el acceso a los cataríes que pretendan hacer el peregrinaje a La Meca, a pesar de haber cerrado las fronteras con el país vecino, informaron hoy fuentes oficiales.

Las autoridades no aplicarán ninguna restricción a los peregrinos cataríes que visiten las ciudades santas de La Meca y Medina, según la agencia oficial saudí, SPA, que desmintió los rumores de que se había impedido el acceso a varios ciudadanos de ese país a la Gran Mezquita.

Desde que Arabia Saudí cerró sus fronteras con Catar hace una semana, 1.633 peregrinos cataríes han visitado La Meca para la "umrah", la peregrinación no obligatoria a la ciudad más santa para el islam, que se puede realizar en cualquier momento del año. La peregrinación que cualquier musulmán debe hacer de forma obligatoria por lo menos una vez en la vida, el "hach", se debe realizar durante el duodécimo mes del calendario islámico.

El pasado día 5, Arabia Saudí, al igual que Baréin y Emiratos Árabes Unidos (EAU), cortaron relaciones diplomáticas con Doha y tomaron una serie de represalias, entre las cuales dieron un plazo de catorce días a los ciudadanos cataríes para que abandonasen sus respectivos territorios.

Sin embargo, estos países anunciaron ayer que iban a dar un trato "humanitario" a los cataríes casados con ciudadanos de estos tres países. Otros gobiernos árabes y de países africanos de mayoría musulmana también se han sumado al boicot diplomático contra Doha, a quien acusan de financiar grupos terroristas.

Casados con emiratíes

El Gobierno de EAU ha decidido no expulsar a los cataríes que estén casados con ciudadanos emiratíes como parte de las sanciones adoptadas contra Catar, país con el que las naciones árabes del Golfo han roto relaciones por su presunto apoyo a grupos terroristas.

"Los qataríes casados con emiratíes no serán deportados", ha anunciado este mismo lunes el diario local The National. "Los aeropuertos y las fronteras de EAU han recibido la orden de permitir a cualquier ciudadano qatarí que tenga parientes inmediatos en EAU cruzar por ellos", ha añadido.

Este movimiento se enmarca en la intención de Arabia Saudí y sus aliados de rebajar el impacto humanitario de la crisis diplomática, atendiendo así a los deseos del secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, que había pedido contener la escalada de tensión.

EAU, Arabia Saudí y Baréin han habilitado números de teléfono para ayudar a las familias con miembros qataríes. En concreto, el rey Salman de Arabia Saudí ha ordenado "tener en consideración las situaciones humanitarias de las familias de saudíes y cataríes".

Esta escalada de tensión amenaza con desestabilizar una región estratégica que ha permanecido en calma en los últimos años. Por ello, Kuwait, Turquía, Francia e incluso el secretario general de la ONU, António Guterres, han ofrecido sus buenos oficios para buscar una solución pacífica.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate